La Guardia Civil ha detenido a un vecino de Salvaterra de Miño, de 43 años, como presunto autor de 31 delitos de robo con fuerza perpetrados en el interior de las instalaciones de otros tantos repetidores de telefonía móvil de las provincias de Pontevedra y Ourense.

Según las averiguaciones realizadas, esta persona, que tiene un amplio historial de antecedentes delictivos, cometía los robos en compañía de otro vecino identificado del municipio de Salceda de Caselas, que falleció recientemente.

Las investigaciones llevadas a cabo por efectivos del Puesto Principal de la Guardia Civil de Baiona-Nigrán se iniciaron a raíz de la proliferación de los robos que se perpetraron durante el año 2018 en distintas casetas de telefonía móvil en el sur de la provincia de Pontevedra.

La finalidad de los robos en este tipo de instalaciones, que normalmente se ubican en zona aisladas de monte, era la sustracción de las baterías destinadas a la alimentación del repetidor cuando sufrían algunas bajas de tensión en el fluido eléctrico, de ahí que en muchos casos se demoraba la noticia del robo.

En todos los casos accedían al interior de las casetas forzando la verja perimetral y violentando los candados de las puertas de sus instalaciones para sustraer las baterías, que normalmente las vendían para chatarra.

Tras un arduo análisis de la información recabada sobre todos y cada uno de los hechos conocidos, se reforzaron las sospechas que desde hacía tiempo recaían sobre estas dos personas, que en más de una ocasión fueron localizadas e incluso identificadas en las localidades donde cometieron los robos.

De esta forma y en base a los indicios racionales obtenidos en el marco de la denominada Operación PISTE 18, se les atribuye la presunta autoría de 31 robos con fuerza cometidos en 2018 en otras tantas casetas de telefonía distribuidas en las provincias de Pontevedra y Ourense, donde se apropiaron de 190 baterías.

La mayor parte de los hechos se registraron en Pontevedra, donde se cometieron robos en distintos municipios de la provincia, siendo las localidades más afectadas: Nigrán, Baiona, Gondomar, Mos y Pontevedra. También se esclarecieron otros robos en otras localidades de las comarcas de Condado-Paradanta, Baixo Miño, Morrazo, Salnés, Pontevedra y Vigo.

En la provincia de Ourense se esclarecieron cuatro robos en los municipios de Ponte Barxas, Ribadavia, San Cibrao das Viñas y Xinzo de Limia.

Según las denuncias presentadas por los afectados, el valor de lo sustraído, junto con la reparación de los daños causados en las instalaciones, supera los 83.000 euros.

Las diligencias se entregaron en el Juzgado de Instrucción número 3 de Ponteareas, donde tendrá que comparecer el detenido cuando sea requerido por la autoridad judicial.

FUENTE: GUARDIA CIVIL