ALFREDO // El arco este año está dedicado a la primavera

La tradición manda y como cada festividad de “San Brais”, los vecinos de San Xoán de Tabagón (O Rosal) levantan su famoso arco, mostrando al mundo su arduo trabajo confeccionado con árboles y flores.

La intensa lluvia caída este viernes no fue obstáculo para que los devotos del Santo levantasen con cuerdas, y con la ayuda de un camión, los cinco mil kilos de peso del arco, dedicado este año a la “Primavera”.

Pero para que toda impresionante escultura de madera recubierta de flores, de 14 metros de altura y más de seis de ancho, esté lista para ser contemplada por miles de personas, desde este viernes y hasta el 15 de febrero, primero hay que “buscar en el monte los 9 o 10 pinos con los que se va a confeccionar el arco. Tras este trabajo, Ángel Pérez diseña el dibujo. Luego ya comenzamos a poner el “Buxo” y después las flores”, explica Marisol González, “A Rubia”. Para elaborar esta belleza, unas seis personas utilizaron cientos de margaritas amarillas y blancas y camelias rojas, rosas y blancas.

Pero la tradición se está perdiendo. “Cada vez somos menos. Este año las personas que confeccionamos el arco tenemos entre 81 y 66 años. No hay quien eche una mano. Probablemente este será el último año que se haga el arco, yo ya no puedo más”, asegura González.

É unha tradición con moita importancia patrimonial que leva moitos anos en man dos veciños de San Xoán de Tabagón”, indica la alcaldesa de O Rosal, Ánxela Fernández.

Para Fernández es fundamental que “apostemos por visibilizar este tipo de festas populares e tradicionais. É fundamental que para que pervivían estas tradicións os veciños as sintan como súas e poida haber unha substitución que garanta a pervivencia dunha festa tan popular e bonita como é San Brais”.