ALFREDO

El pesebre más famoso de Nigrán ya se puede visitar. Fernando y Rosa, han “montado el Belén” para que cientos de personas de toda la comarca se acerquen a su casa para ver el nacimiento que ellos mismo hacen desde hace 24 años.

El Belén, de más de 45 metros cuadrados y más de cien figuras, casi todas artesanales, está instalado en el salón de este matrimonio de Nigrán. “Nos llevó montarlo un mes. Cada noche íbamos poniendo algo. Poco a poco. Terminamos de instalarlo el 2 de diciembre, el día de mi cumpleaños”, señala Rosa.

La tradición comenzó con la madre de Rosa, aunque un Belén más pequeño, y ahora sigue en el feliz matrimonio que cada año lo hace más grande. Aparte de paredes de corcho, serrín y musgo, muestra más de un centenar de figuras pintadas por ellos mismos y que algunas utilizan pequeños motores extraídos de microondas para obtener movimiento.

Fernando, mi esposo, se encarga de instalar todo. Los motores de microondas que recrea los movimientos de las ventanas y puertas de las casas o el agua del río. También se ocupa de la iluminación y de la música, con villancicos incluidos”, apunta.

El belén de Fernando y Rosa está abierto al público, hasta después de Reyes, en la calle Gobernador Nº 17 en San Pedro de A Ramallosa, donde cada año pasan por su casa más de 300 personas para admirarlo.