Piscina Municipal de A Guarda (archivo)

Esta mañana se celebró en el Salón de plenos una sesión plenaria de carácter extraordinaria con un punto único sobre el “análisis de la situación real y actual de la adjudicataria Transgalaica, S.L. en relación al servicio de la piscina municipal de A Guarda, así como las soluciones inmediatas a adoptar para a continuación del servicio municipal en la instalación”.

En este sentido, el Concello de A Guarda está colaborando con la concesionaria de la piscina municipal a través de varias modificaciones contractuales que se realizan en el marco de la necesidad de adoptar medidas urgentes y extraordinarias para hacer frente al impacto económico del COVID 19 y garantizar la continuidad del servicio ante la dificultad del concesionario de la ejecución del contrato.

Así, se celebraron dos modificaciones del contrato inicial de la concesionaria de la piscina municipal, modificaciones que contaron con la unanimidad de todos los grupos políticos de la corporación. En estas modificaciones se acordó una reducción del horario de 10 horas semanales, también se acordó la anulación del canon del 13% en consumos energéticos (hasta ahora ese canon repercutía en la concesionaria) y la asunción por el Concello de los gastos COVID 19 originados por el protocolo que hubo que implantar en la Piscina. Además, el Concello de A Guarda le propuso a la concesionaria para paliar las consecuencias negativas fruto del COVID 19, una ampliación del contrato de concesión por un plazo de 2 años, propuesta que fue rechazada por la concesionaria.

Paralelamente el Concello está trabajando en proyectos hacia la consecución de la continuidad del servicio de la piscina municipal, servicio que cuenta con una gran aceptación, tanto por los vecinos de la localidad como de la comarca, más del 30% de los usuarios son de Oia, O Rosal o Goian.

Así el equipo de gobierno, encabezado por Antonio Lomba, contrató en febrero una auditoría del estado de la piscina municipal. Después de reuniones con la empresa redactora de la auditoría, el Concello acordó encargar dos proyectos, el primero para hacer frente a las necesidades más urgentes y subsanar, en el plazo de tiempo más corto posible, deficiencias que presenta la instalación.

Una vez recepcionado y cuando se tenga conocimiento del importe que alcanza el mismo, el alcalde, Antonio Lomba, llevará al Plenario un suplemento de crédito con cargo al remanente de tesorería positivo del 2020 para poder acometer las obras con recursos propios. Además, ya están pedidos presupuestos para poder encargar la redacción de un segundo proyecto, más ambicioso, que acometa la mejora de la eficiencia energética de las instalaciones y de la envolvente de la Piscina Municipal. Para este proyecto se buscará la colaboración de los  próximos fondos europeos, Next Generation.

En las últimas semanas, la concesionaria municipal presentó la solicitud de reequilibrio económico, ante esta solicitud, el alcalde pidió informes a los departamentos de Secretaría e Intervención del Concello de A Guarda para su análisis, estudio y propuesta. El pasado 14 de abril se envió resolución a la concesionaria para que aportase más documentación, esta documentación fue presentada en el Concello el 23 de abril. La intención del equipo de gobierno es que, una vez realizados los trabajos técnicos, la propuesta definitiva sea objeto de un acuerdo plenario, teniendo siempre como objetivo la continuidad en la prestación del servicio en la piscina municipal.