Este miércoles, el Pabellón Municipal de O Porriño acogía una fase de las grandes competiciones de la temporada. El Conservas Orbe Rubensa Bm Porriño y el Caja Rural Aula Valladolid se volvían a ver las caras esta temporada para disputar el primer partido de ida de esta segunda fase siendo, a priori, uno de los cruces más igualados.

Desde los primeros minutos se podía ver la igualdad entre ambos conjuntos. El Conservas Orbe Rubensa Bm Porriño se presentaba con una muy buena defensa, pero no acababa de encontrarse en ataque.

Transcurridos los primeros cinco minutos, el marcador se encontraba a favor de las de Caja Rural Aula Valladolid (2-3). El ritmo de partido era intenso, tanto las locales como las vallisoletanas estaban echando mano de uno de sus mayores recursos: el contraataque.

La defensa 6:0 de las de O Porriño con disuasiones en las laterales, Elena Cuadrado y Elba Álvarez, ponía serias dificultades al equipo rival. Sin embargo, las visitantes mantenían por la mínima su dominio en el marcador.

Por parte del Conservas Orbe Rubensa, el ataque comandado por Anthia Espiñeira con un juego de cruces entre sus primeras líneas no acababan de dar sus frutos. A las porriñesas les estaba costando convertir sus lanzamientos en gol.

Llegado el ecuador de la primera parte, el marcador estaba 5-8 a favor de las de Caja Rural Aula Valladolid. Las pérdidas de balón en el ataque porriñés estaban permitiendo al rival correr a contraataque, algo en lo que son expertas.

El partido no daba respiro a las jugadoras, el Conservas Orbe Rubensa Bm Porriño necesitaba acercarse un poco más en el marcador, ya que, a falta de cinco minutos para acabar la primera parte, el Caja Rural Aula Valladolid continuaba mandando en el marcador (10-12).

A falta de un minuto para terminar el primer tiempo y tras un robo de balón de Inés Hernández, el Conservas Orbe Rubensa consiguió empatar el partido (14-14). Ante ello, Sergio Escudero, técnico del Caja Rural Aula Valladolid, pidió el primer tiempo muerto, pero no surgió el efecto esperado. Llegó el descanso y el marcador se quedó con un empate.

La segunda parte empezó y todavía con todo por decidir. El Conservas Orbe Rubensa no empezó con buen pie, en ataque continuaba costándoles convertir los lanzamientos en gol, debido a la gran actuación bajo palos de Carmen Sanz.

Los minutos pasaban y tras una penetración de Carolina Bono se rompió la sequía de seis minutos sin marcar de las locales. A pesar de ello, las de Ismael Martínez necesitaban un cambio de chip. El técnico del Conservas Orbe Rubensa decidió pedir tiempo muerto en el minuto ocho, tras ver que el equipo rival volvía a coger una renta de tres goles.

El tiempo muerto tuvo su efecto y tras dos robos de balón de las porriñesas, se pusieron a tan solo un gol y en el minuto doce, Haridian Rodríguez a través de un penalti empató el partido (20-20). Posteriormente, tras una conexión entre central y pivote, el Conservas Orbe Rubensa se puso por primera vez por delante en el marcador. Al ver esto, en el minuto dieciséis el entrenador vallisoletano pidió tiempo muerto.

Se podía palpar la tensión, pero la defensa porriñesa brillaba ante un Caja Rural que no paraba de cometer errores. En el minuto 24:36, el marcador se encontraba 25-22 a favor de las locales, por ello Sergio Escudero gastó su último tiempo muerto para buscar una reacción en su equipo.

Sin embargo, el Conservas Orbe Rubensa continuaba con su buena racha. A falta de dos minutos para la conclusión, Martínez pidió tiempo muerto para organizar el ataque que les permitiría poner una renta de cinco goles en el marcador y así fue. Sonó la bocina que marcó el final del encuentro y finalmente, el Conservas Orbe Rubensa Bm Porriño se impuso con un resultado de 28-23.