ALFREDO // Curro de A Valga

Cada segundo domingo de mayo A Valga, en Oia, acoge el primer curro del año en Galicia. Una tradición etnográfica con más de 4.000 años de historia que reúne a miles de personas amantes de los caballos y que este 2020 se ve amenazado por el Coronavirus que ha obligado a suspenderlo.

Así lo ha confirmado a este medio José Fernández Martínez, presidente de la Asociación de Ganaderos de A Valga. “O curro tal é como o coñemos non se pode celebrar. Confiamos en que polo menos poidamos facer un sen público no mes de xullo ou agosto para desparasitalos, porlle os microchips e marcalos, xa que é moi importante sacarlle os bichos para que poidan pasar o inverno no monte”, señala.

Hace días que solicitaron información a la administración, pero ni Gandería, ni Subdelegación do Goberno ni Sanidade han contestado a sus escritos. Ante un futuro incierto que no parece que vaya a cambiar en las próximas semanas, este año se tiene que suspender el primer curro de Galicia, con la esperanza de poder celebrar el de las moscas, aunque sea sin público y en otra fecha.

“Nos curros da Valga e a Groba reúnense miles de persoas. Aínda que se fagan sen público, son preto de cen os gandeiros que fan falla para reunir ás “Bestas”, polo que hai que ter todos os permisos específicos e normas que habería que acatar no caso de poder celebrarse, pero sempre en función do que digan as Autoridades Competentes”, apunta Fernández

Tras la caída de A Valga, se espera que los curros de A Groba, es decir, Torroña, Mougás, San Cibrán, Morgadáns y O Galiñeiro tomen la misma decisión y terminen por suspenderse. “Facer hai que facelos, aínda que sexa sen público, porque os animais hai que desparasitalos, marcalos e poñerlles o microchip, porque en caso de accidente as aseguradoras non o cobren“, aseveró Modesto Domínguez, de la Asociación de Ganaderos de Caballos del Monte de A Groba,