El furtivismo se reduce pero no cesa y continúa la lucha de los percebeiros

Los percebeiros tratan de recuperar el control de la costa de Oia, Baiona, Nigrán y A Guarda que esquilmó el furtivismo.

Pese a que el año 2015 será recordado por los furtivos como aquel en que su actividad continuada es considerada un delito en el Código Penal, el furtivismo continúa existiendo, aunque cada vez menos.
Las zonas conflictivas continúan dando que hablar mientras los trabajadores legales se preguntan cuando se pondrá punto y final al furtivismo. Actualmente, aquellas personas que intenten vender “marisco” ya se pueden enfrentar a una imputación como autor de un delito contra la salud pública, pero hay que recordar que con la entrada en vigor del Código Penal el furtivismo también pasa a estar catalogado como delito si es reincidente.

La Conselleira do Mar, Rosa Quintana, destacó esta semana en Vigo la importancia de la reforma del Código Penitenciario que entró en vigor en el mes de julio de 2015. Fue durante el acto de inauguración del I Foro internacional de stakeholders de la pesca / 20 aniversario del código de conducta (FAO), celebrado en el marco de la Feria Conxemar, y donde recordó que la tipificación del furtivismo como delito fue una demanda generalizada del sector marítimo-pesquero y es fruto de mucho tiempo de análisis, “centrado en defender el trabajo legal y responsable de la mayoría de los profesionales del mar”.

También señaló que la Xunta puso todo su empeño en la lucha contra la actividad pesquera y marisquera ilegal y seis años después, “se puede decir que se detectan menos artes ilegales en nuestras costas y que se requisan menos kilos de pescado y marisco obtenidos de actividad furtiva”. En este descenso de incautaciones y decomisos también tiene mucho que ver la actividad de control y el compromiso de los profesionales del sector. Así, valoró que la tipificación del furtivismo como delito contribuirá y está contrubuyendo a la reducción de las actividades ilegales, que suponen un daño económico para los mariscadores y los pescadores profesionales.