El Atlético Guardés ha sumado esta tarde una valiosa victoria de cara al reparto de plazas continentales para la temporada 21/22. El conjunto de José Ignacio Prades, ya renovado, ha sumado en Gijón (19-23, 10-10 al descanso) dos puntos más que le mantienen, junto con el empate entre el Bm. Elche visitelche.com y el Rincón Fertilidad Málaga (23-23), en la tercera plaza del grupo por el título de la Liga Guerreras Iberdrola.

Es más, el equipo gallego podría arrebatar la segunda plaza al Rocasa Gran Canaria este mismo miércoles. Ambos conjuntos se ven las caras en el Pabellón Insular Antonio Moreno (20 h insular) para ponerse al día en la competición disputando la segunda jornada -aplazada por el cúmulo de compromisos del Guardés-. Los dos puntos de hoy estuvieron muy peleados y el Guardés tuvo que sufrir y aguantar hasta el inicio de la segunda parte para pisar el acelerador.

El partido comenzó de cara para el Guardés. Sandra Lima anotó rápido el 0-1. Palicio, quien marcaría el ritmo y la diferencia dentro de la escuadra local puso el 1-1. Y aunque el Gijón recibió pronto su primera exclusión (María Palomo en el minuto 4:06), no obtuvo más castigo en defensa por parte de los árbitros. Todo lo contrario que al Guardés. 1-2, 2-2, 3-2 y el Guardés que se veía obligado a ir a remolque. La igualdad duró unos cuantos minutos más. El Guardés movía balón ante una defensa gijonesa muy atrevida y encontraba a Urban para un preciso lanzamiento que colocaba el 5-6. Por suerte, Carratú volvió a protagonizar otra de sus tardes de gloria y ya sumaba un par de paradas antes de volver a ser decisiva en la segunda parte.

Y estaba claro que a nadie le convencía lo que estaba ocurriendo sobre la pista… y mucho menos a José Ignacio Prades. Tiempo muerto y a buscar soluciones para contrarrestar tanto sufrimiento. Aún tardaron las gallegas en dar con la clave, incapaces de dar continuidad a su juego. Descalzo recuperaba balón, Arcos puso de nuevo el +2 y aunque el Guardés tenía ganas de pegar el alirón todavía tuvo que esforzarse mucho más. Cristina Cabeza también pidió tiempo muerto: su equipo estaba muy metido en el partido y con hambre de por fin volver a sumar un resultado positivo. A pesar del atino de Buforn de cara a portería y del desparpajo de Paula Arcos, el Gijón fue capaz de apretar del 7-9 al 10-10 aprovechando unos minutos de poco brillo visitante y dejar las tablas en el marcador con gol de Sandra Vallina para irse al descanso. Quedaban 30 minutos por delante de puro sufrimiento.

Y llegó. Llegó un soplo de aire fresco: tres acciones bien finalizadas por Paula Arcos, otro gol más de Urban… y el Guardés encaraba el partido con el 10-14. Hubo mucho que remar a pesar del resultado favorable. Reponerse a cuatro inferioridades numéricas, a los propios errores y a un equipo asturiano que no bajó los brazos en ningún momento del partido, ni en ataque ni en defensa. Solo así se entiende el 17-18 que lucía el marcador en el 23:39 tras el gol de María González. Hubo que apretar los dientes, rearmarse en defensa, encomendarse a Marisol Carratú y firmar otro parcial de 0-4 que ya resultó decisivo. La guardameta argentina aún regaló una doble parada que evitó que el partido entrase en terrenos pantanosos. Un lanzamiento y el rechace fallado para el Guardés pero que por suerte se transformó en un 7m que Buforn aprovechó con una preciosa vaselina para confirmar la victoria por 19-23.

CRÓNICA: NURIA LAGO