CoecoSport

El Mecalia Atlético Guardés vuelve a competir este sábado (18:00) tras un parón forzoso de quince días debido a los seis casos positivos en coronavirus que registró en su plantilla la semana pasada. Ese contratiempo obligó a suspender el derbi ante el Conservas Orbe Rubensa Porriño, que debió haberse disputado el pasado sábado en el Municipal porriñés. Ahora, con todas las jugadoras reintegradas al trabajo, retoma el pulso competitivo ante el Elche Visitelche.com en A Sangriña.

Un encuentro capital para las aspiraciones europeas y una nueva visita al recinto guardés de un equipo de la parte alta de la tabla -tienen que pasar todos por O Inferno en la segunda vuelta a excepción de Bera Bera-. Hasta el momento, el poderío como local del Mecalia está siendo impecable en 2022: cinco partidos que se cuentan como cinco victorias en casa en lo que va de año. Este sábado, buscará la sexta.

Lo hará con la incógnita de saber qué nivel físico podrán ofrecer las deportistas que pasaron la cuarentena y ante un rival que va a exigir lo mejor de lo mejor a las jugadoras del Guardés. Abel González relevará de nuevo a José Ignacio Prades, cada vez más recuperado de su intervención renal de hace dos semanas. El asturiano podrá disponer de toda la plantilla a excepción de Hannah Nunes, baja para toda la temporada, y Lorena Pérez, con unos problemas de rodilla persistentes, que la obligarán a parar unas semanas. El resto, incluida Ángela Nieto, totalmente restituida de su lesión de rodilla, están listas para un partido que se prevé vibrante.

Y es que el Elche ya demostró en la primera vuelta de lo que es capaz. Su granítica defensa impulsó a una estratosférica Nicole Morales en el Esperanza Lag y la escuadra de la ciudad de las palmeras infligió al Guardés su primera derrota del curso (24-19). Con la lección bien aprendida, las jugadoras del equipo miñoto buscarán darle la vuelta a la tortilla, concienciadas de que la circulación de la pelota en ataque tiene que ser muy dinámica y que deben ofrecer un gran nivel defensivo para poder correr y hacer daño a su rival. Con el equipo ilicitano vendrá África Sempere. Será la primera vez en A Sangriña para la excapitana del Mecalia desde su marcha el verano pasado. A buen seguro recibirá todo el cariño de la afición guardesa.

El parón obligatorio por el virus de la semana pasada ha trastocado los planes de trabajo del cuerpo técnico del Guardés, que ha tenido que adaptarse a las ausencias de hasta seis jugadoras para desarrollar un plan de entrenamiento. Una vez más, ha habido que reponerse a un problema durante una temporada complicada en el capítulo de lesiones, que tuvo en el brote de covid el penúltimo contratiempo. “El equipo está con ganas a pesar de lo que ocurrió la semana pasada”, destaca Abel González con una sonrisa. “Estamos bien, trabajando duro para poder afrontar el encuentro con la mayor garantía posible y entrenando al máximo para que el sábado salga un gran partido”, destacó el técnico asturiano, que dirigirá su segundo envite como primer entrenador ante el Elche, después de su exitoso desempeño frente al Caja Rural Aula Valladolid (30-26).

“Es un partido muy importante porque es un rival directo”, reconoce Abel. “Tenemos muchas ganas porque no estuvimos bien allí, sobre todo en la primera parte. Tuvimos muchos errores y pérdidas de balón. Ellas tuvieron sus aciertos también, pero creo que fue más demérito nuestro. Por eso, tenemos muchas ganas de hacerlo bien”, especifica el asturiano, que cree que la “clave” del choque pasa por “defender mucho” y a partir de ahí “hacer nuestro juego”.