Coeco.creative

El Mecalia Atlético Guardés ha salvado este miércoles un punto ante el Club Balonmano Elche (24-24, 14-12 al descanso). Esa es la lectura que se puede hacer del empate tras la renta de hasta cuatro goles que las de Prades ostentaron en la primera parte. El apagón ofensivo de casi diez minutos antes del descanso fue un lastre que permitió a las de Rocamora mantenerse en el partido, igualar el marcador en el minuto 49 (18-18) y jugar sus opciones hasta el final. Un lanzamiento imparable de Musons a falta de doce segundos marcó el final del partido ante la impotencia de las locales, incapaces de transformar un golpe franco directo con el tiempo finalizado. Ahora, turno de la Challenge Cup.

El Guardés comenzó explotando a la perfección su juego en la línea de seis metros. Sus dos prime- ras acciones fueron sancionadas con siete metros y transformados por Sandra Santiago. En el otro lado, el Elche se encomendaba a Laura Hernández, quién anotó el primero y falló su segundo inten- to (Min. 3, 2-1). Ana Martínez soltó el brazo (2-2), hubo falta en ataque local, y Hernández colocó por primera vez a las visitantes por delante (2-3). Gutiérrez, desde 7m, abrió una pequeña brecha (2- 4) para llegar al primer parcial. Sempere irrumpió para el 3-4, Carratú paró y de nuevo la pivote África Sempere se encargó de colocar el empaté (4-4). Prades animaba a sus jugadoras a seguir con intensidad en defensa, obligando a lanzar a Hernández desde 9 metros y con menos atino que en ocasiones anteriores. Reacción rápida y 5-4.

El Elche, dirigido por la internacional Ana Martínez, dejaba de encontrar huecos con claridad y Flores lanzaba sin éxito. El Guardés aprovechaba para jugar con calma, madurar su ataque y llevar el balón hasta Lorena Pérez, quién en un lanzamiento muy similar al que dio el empate contra Bera Bera colocó el 6-4. Primera renta local de dos goles para consumir los primeros diez minutos. Gu- tiérrez, desde 7 m, 6-5. A Urban se le escurría el balón de las manos, pero Carratú atajaba varios lan- zamientos para mantener a su equipo con ventaja y poder sacar rédito de las acciones ofensivas (Min. 12:30, 7-5). Mientras Prades continuaba con su apuesta inicial, Rocamora daba ya descanso a María Flores en el lateral derecho y ponía en su lugar a la joven Paula Arcos. Al filo del pasivo, con una Sempere muy lista en seis metros, llegó el octavo gol local y, hasta el momento, la máxima renta (8-4). Con mucha intensidad se defendía el Guardés en la zona central, con Campos y Gómez, y el Elche dejaba la responsabilidad a Gutiérrez desde el extremo (8-6). Santiago, imparable, sumaba otro gol más (9-6).

La portentosa Lysa Tchaptchet dio relevo a Zhukova en el pivote y no falló en su primer lanzamien- to (9-7). Intercambio de goles… y llegó la revolución en el Elche. Defensa asfixiante abierta, bloqueo local y un peligroso 10-9… Que poco duró. El Guardés buscó recambios en ataque -entraron Des- calzo y Bravo- y Rocamora también apostó por el cambio en portería: entró Morales por Sánchez. Campos de nuevo a la línea de 7 metros para recuperar el +3 (Min.20:30, 12-9) y nervios en las visi- tantes. Urban voló desde su extremo y tiempo muerto de Rocamora (Min. 21:19, 13-9).

Volvió Zhukova, entró Carmona, Hernández se movió al extremo izquierdo, hubo acciones con do- ble pivote… Pero no bastó para poner en aprietos al Guardés que mantenía con el primer gol de Lima la renta de cuatro (Min. 23, 14-10). Lima asumió la dirección del juego local y Barbosa entró en el extremo para dar descanso a Lorena Pérez (Min. 25, 14-11). Pareció que había desesperación en el cuadro ilicitano, con cambios recurrentes y poca continuidad en su planteamiento, pero todo indi- caba que era una apuesta de Rocamora para mantener a sus jugadoras más frescas y activas. Prades pidió tiempo muerto para aclarar ideas, pero el Guardés se mostró errático en las siguientes accio- nes y estuvo sin marcar desde el siete metros de Lima hasta el final de la primera parte. Gutiérrez cerró desde los 7 m (14-12).

El Elche volvió a ponerse a uno tras el paso por vestuarios, pero el Guardés al fin despertó de su le- targo ofensivo para recuperar el 16-13. Y la cosa iba de altibajos, porque para llegar al minuto 35, las de Rocamora ya se pusieron de nuevo a rebufo (16-15). Pudo ser peor, pero Hernández falló y el em- pate no llegó hasta el minuto 40 (18-18). Sempere tuvo que colarse en seis metros para hacer el 19-18 y Carratú sacó una mano ante un misil de la internacional Laura Hernández. Se perdió un balón local y el partido entró en una locura de dinámica (19-19) para los intereses de las locales -TM de Prades-.

La igualdad se mantuvo durante unos cuantos minutos, con ventajas mínimas para las locales que tuvieron superioridad con la exclusión de Ana Martínez (Min. 47:19, 21-20). Hernández asumía ga- lones para lanzar, pero por encima de la portería de Carratú y el Guardés tenía balón para recuperar el más dos. Sempere, como un terremoto, se revolvía en los brazos de Jennifer Gutiérrez. Exclusión, minutos de doble superioridad -el Elche jugó sin portera- y Campos colocaba el 23-21 a falta de once minutos y poco antes del tiempo muerto visitante. A Musons se le cayó el balón de las manos, el Guardés movió bien el balón y Bravo sentenció desde el extremo (Min.50, 24-21). También hubo desventaja numérica local con la exclusión de Carla Gómez y la opción de jugar sin portera también era la escogida por Prades. Ninguno de los dos equipos veía portería con claridad, se perdían balo- nes, se cometían pasos… Y en esta tómbola de errores el Guardés era el menos perjudicado al man- tener su renta hasta el 53.30 (24-21). Gutiérrez, ex del Guardés, rompía la sequía y anotaba desde 7m.

El Guardés, en cambio, seguía ofuscado cara portería y Pérez fallaba ante Morales. A cinco minutos del final, Campos falló y después Flores hizo lo mismo en una acción muy protestada por las visitan- tes. Rocamora mandó adelantar la defensa a sus jugadoras y con éxito Arcos corrió a la contra para apretar (Min.57, 24-23). Prades jugó la baza del tiempo muerto para afrontar los últimos minutos ante un nuevo vendaval visitante.

Se perdió el balón que quería llegar de Bravo a Buforn en el extremo, pero por suerte, una vez más, Carratú paró cuando más era necesario. El Guardés se la jugó hasta el pasivo y Santiago cometió falta en ataque. Con 41 segundos, Rocamora pidió tiempo muerto. El Elche apostó por jugar largo y Musons lanzó un balón imparable. Parcial de 0-3 visitante y un punto que se escapaba de A San- griña. Hubo muchas protestas finales ante una acción más que discutida en la que únicamente se pudo sacar un golpe franco directo intransformable para Buforn.

Ahora, la plantilla tendrá jueves y viernes para preparar la eliminatoria a doble partido de octavos de final de la Challenge Cup en la que se enfrentarán al ACME-Zalgiris Kaunas (1-2 febrero a las 19 horas, A Sangriña).

CRÓNICA: NURIA LAGO