Roi Rodríguez, Albert Martí, Lara Feijóo y Pedro Vázquez, junto a Miriam Vega que les acompañó en los entrenamientos en Tui, recuperarán la actividad de la competición internacional el próximo fin de semana en la Copa del Mundo que se disputará en Szeged (Hungría).

Lo harán trece meses después de estar presentes en el mundial. “Mucho tiempo, demasiado tiempo”, afirman los componentes del Kayak Tudense y la palista del Grupo Covadonga. Confinamiento, otras actividades y después entrenamientos con pocos objetivos en el horizonte. Solo las competiciones autonómicas aliviaron las ansias de poder competir de los palistas.

Conseguir los mejores resultados, aunque sabemos que las condiciones no son las mejores”, dicen los deportistas. Están incluidos en un equipo español que se presenta a la cita como uno de los favoritos a la conquista de varias medallas. Roi Rodríguez competirá en el K-2 1.000 y 500 metros junto a Albert Martí y ambos también estarán en la prueba de 5.000 metros. Sobre el primer barco, Roi Rodríguez señaló que “estamos bien. Nos hemos acoplado de manera magnífica, aunque siempre hay cosas que ajustar”. No pudieron lograr la victoria en el control selectivo que disputaron hace tres semanas, aunque opinan que todavía tienen margen de mejora y puesta a punto”. Estar entre los tres primeros es el gran desafío para Roi Rodríguez, que también competirá en la prueba de 5.000 metros, algo poco habitual en él. Al respecto indicó que “es una prueba divertida. Voy a divertirme también”.

Por su parte, Pedro Vázquez, también componente del Kayak Tudense, competirá en la prueba del K-2 500 metros junto a Pelayo Roza. Al mismo tiempo será uno de los integrantes del K-4 500 metros junto a Enrique Adán, Pelayo Roza y Carlos Borrás.

La Copa del Mundo de Szeged supondrá el debut internacional en la categoría sénior de Lara Feijóo. La joven promesa del Kayak Tudense ha tenido una magnífica progresión y se ganó la plaza en el control selectivo disputado en Verducido (Pontevedra). En Hungría competirá en las pruebas de K-1 200 metros, K-2 500 metros con Miriam Vega, K- 2 200 con Mirella Vázquez y el K-2 200 mixto con Enrique Adán. Lara Feijóo tendrá por lo tanto un apretado y exigente programa en la competición. En las últimas semanas ha intensificado los entrenamientos.

Volverán en Szeged, la pista más emblemática del piragüismo mundial. En Hungría, el piragüismo es el deporte número uno. En el escenario de la única prueba de la Copa del Mundo de pista que se disputará este año se reúnen miles de personas que tendrán que pagar una entrada cuyo precio variará en función del lugar más próximo a la meta. Alrededor de la competición también es habitual que se organicen multitud de actividades.

El Kayak Tudense ha tenido una actividad intensa en las últimas semanas. Sus palistas recuperaron la normalidad en los entrenamientos y al mismo tiempo compitieron en todas las regatas que se organizaron a nivel gallego. La Copa del Mundo supone un aliciente extraordinario para los palistas de élite y también una motivación para la gran cantidad de jóvenes que a diario se entrenan en el río miño dentro del programa de trabajo con las categorías base. “Hacía muchos años que no teníamos tantos niños”, dicen los entrenadores.