EVA MALDONADO

El Liceo Marítimo de Baiona acogió, durante la segunda quincena de julio, la exposición titulada “Tres mujeres, tres amigas, tres miradas”. Carmen González Costas, Margarita Abarzuza Abarzuza y Marina Iglesias Otero, fueron las tres mujeres que colgaron sus cuadros en el liceo; y, curiosamente, las tres descubrieron su pasión por la pintura una vez jubiladas, cuando abandonaron sus quehaceres habituales y se inscribieron en la escuela de pintura.

Después de varios años recibiendo clases, aprendiendo a plasmar su particular mirada del mundo a través del pincel, los colores y los lienzos, Carmen (Gondomar), Margarita (Cádiz) y Marina (Vilagarcía de Arousa) tuvieron la oportunidad de exponer su obra en este maravilloso emplazamiento que constituye el Liceo Marítimo de Baiona, un enclave que nos permite disfrutar de una de las mejores vistas de las Islas Cíes que tenemos desde nuestra costa.

Curiosamente, estas tres mujeres se han convertido en buenas amigas a través de una vocación tardía, la pintura, y han conseguido llevar a cabo una exposición digna y encomiable. Cabe preguntarse si la vocación no hubiera surgido antes en ellas si hubieran tenido la oportunidad y el tiempo necesario para cultivarla.

En definitiva, una exposición como esta nos invita a reflexionar sobre la condición de la mujer desde hace algo menos de medio siglo y sobre cómo ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Todavía no hemos alcanzado una igualdad completa, pero estamos en el camino adecuado. Las mujeres destacan en todos los ámbitos, aunque no se haya conseguido la paridad. Nichos como las carreras técnicas o incluso la relación de las mujeres y los videojuegos son, cada día, un poco más igualitarios.

Y, por supuesto, la estimulación creativa de las niñas está equiparada a la de los niños. Ya no existe ninguna restricción al respecto, por lo que cabe esperar que las mujeres podrán descubrir sus intereses por la pintura, por ejemplo, mucho antes de lo que lo hicieron Carmen, Margarita y Marina.

La historia de estas tres mujeres es la de nuestras madres y abuelas, trabajadoras, amas de su casa, cuidadoras y tantas cosas más. Sin duda, una exposición que ha merecido la pena.