Archivo

El PP de Baiona pide al alcalde, el socialista Carlos Gómez, y a su equipo de gobierno, que dé una respuesta a la petición de los seis colectivos de Sabarís que demandan saber cómo se va a organizar el centro cultural de esta parroquia tras su inauguración. “Estos vecinos han reclamado formalmente en diversas ocasiones conocer el reparto y uso de los espacios, pero desde el gobierno local no han dado respuesta alguna, tan sólo el silencio”, destacan los populares.  

Es por este motivo que las seis asociaciones y también vecinos a nivel particular, han demandado ayuda al grupo municipal popular, con el que están en continuo contacto, ante la incertidumbre sobre si podrán tener un local donde celebrar sus actividades, horarios de apertura de las instalaciones y en qué condiciones ante la falta de otros espacios públicos, tanto en Sabarís como en el en torno. “Una falta absoluta de comunicación del gobierno local con los vecinos de Castro Ladeira, los Comerciantes y Empresarios de Sabarís, la comunidad de montes, el club de bolos, el motoclub Distrito XVIII y la asociación de Protección de la Infancia Contra el Abuso (PICA) puesto que éste multiusos es un edificio construido para uso y disfrute del pueblo, lo que provoca un malestar importante y patente ya antes de su apertura al público”, explican desde el PP baionés.

Desde el grupo municipal popular consideran que, aunque su inauguración se posponga por causas sanitarias «no es motivo para que el tripartito no responda a estos escritos vecinales ni les explique el contenido de la ordenanza que anunció estar preparando y que, en palabras del regidor,»garantice los derechos de todos los vecinos de Baiona«, indican.

Los populares recuerdan que cuando el anterior gobierno local proyectó este centro cultural en 2018, único en la comarca y para el cuál consiguieron 556.000 euros de fondos públicos con el fin de llevar a cabo las obras de remodelación del antiguo mercado y cuya tramitación quedó lista para su ejecución, “la intención del PP era la de convertir las instalaciones en lugar de esparcimiento vecinal y en un punto de encuentro de todas las familias de la parroquia con un uso continuado a través de la gestión, mantenimiento, cierres y aperturas por concesión pública, precisamente para que este centro cultural cumpliese con el servicio vecinal y asociativo para el que fue creado. Por el contrario, el tripartito una vez más lo ha convertido en fuente de problemas, incluso antes de su apertura”, aseguran.

«La inauguración de este proyecto estrella único en la comarca debe ser un motivo de alegría y de unión, sin embargo, la inacción y el ocultismo del tripartito está empañando su futura apertura«, opinan los populares.