ALFREDO // Una bandera azul en un arenal de Nigrán.

El PP de Baiona lamenta «profundamente» que el tripartito que gobierna el municipio «no se molestase» en tramitar la solicitud de las banderas azules para las playas a pesar de no suponerle un desembolso económico y, sin embargo, sí ser un revulsivo turístico para la localidad, especialmente en un momento en el que la calidad medioambiental y la seguridad son factores de vital importancia para atraer turismo y recuperar la economía local.

«Este desinterés del alcalde, Carlos Gómez, ha provocado que éste sea el primer año en décadas que Baiona no cuente con ningún galardón de la ADEAC, cuando hasta ahora lograba cinco de las seis que proponía el consistorio«, señalan los populares.

«Ésta actitud de pasividad contrasta con la del resto de gobiernos locales de las principales ciudades turísticas de Galicia, que apuestan por las banderas azules como herramienta de promoción turística y garantía de excelencia medioambiental y seguridad tras la pandemia del Covid-19. Es, por ejemplo, el caso de la ciudad de Vigo, gobernada por el Partido Socialista, que ha conseguido diez insignias o el de Sanxenxo, que ha incrementado sus distintivos hasta los 17«, indican. Esto demuestra, a juicio de los populares baioneses, que solicitar las banderas azules no es una cuestión «política y menos aún ideológica sino de compromiso con los vecinos, y su concesión supone para mantener a Baiona en los primeros puestos del ranking de municipios de mayor calidad turística nacional e internacional».

El potencial medioambiental de Baiona, tanto de los arenales como de las sendas, es reconocido en el mundo de forma oficial con multitud de galardones como el Quality Coast que el municipio ostenta desde 2013 y que distingue la calidad ambiental costera para un turismo sostenible en todo el mundo. «Sin embargo, resulta alarmante que un concello con este nivel no se preocupe, ni siquiera, por tramitar la solicitud de las banderas azules que tanto prestigio han aportado a la villa. Todo lo contrario a la gestión del Monte Real Club de Yates, que un anño más ha logrado revalidar su bandera azul por el cuidado ambiental de sus infraestructuras, la calidad de sus aguas y la excelencia de sus servicios náuticos«, finalizan.