Después de muchos años sufriendo velocidades de Internet muy bajas e incluso inexistentes, todas las viviendas de Tomiño y Tui, incluidas la totalidad de sus parroquias y los núcleos más rurales, ya tienen acceso a una red de alta velocidad.

Fibralar, empresa afincada en la comarca de O Baixo Miño y dirigida por emprendedores nuevos, ya finalizó la instalación de los nodos y repetidores en diversos puntos de ambos municipios para que la inmensa mayoría de las viviendas puedan acceder a un servicio de Internet de hasta veinte megas.

Dos de los socios de Fibralar, Rafael Fernández y Marcos Figueiras, informaron ayer de los pormenores de la operación en una reunión que mantuvieron con la alcaldesa de Tomiño, Sandra González, el concejal de Promoción Económica, Antonio Tartaglione y el regidor de Tui, Carlos Vázquez Padín. También estuvo presente el presidente de la comunidad de montes de Tomiño, Enrique Gándara.

Ambos Concellos y los comuneros, tanto de Tomiño como de Barrantes, dieron todas las facilidades para extender la red de Fibralar sin coste alguno.

Fibralar pone a disposición del vecindario tarifas de entre seis a veinte megas. Hasta ahora, los núcleos rurales sólo podían conectarse a Internet a través de conexiones por satélite o ADSL de muy baja calidad debido a la distancia a la que se encontraban los repetidores, y siempre a velocidades extremadamente reducidas.