FOTO BANDALLO // Estado en el que quedó el barco hundido

El pasado 18 de septiembre de 2015 aparecía hundido en el puerto deportivo de Baiona el Vasskar, un barco con bandera belga de 22 metros de eslora y seis de manga.

Aquella mañana de viernes amaneció nublada. Fue en el momento en el que se levantó la niebla cuando los primeros marineros en ir a faenar se percataron del hundimiento del buque y dieron la voz de alarma. El personal del puerto desplegó el sistema anticontaminación con boyas y barreras absorbentes para contener las pocas manchas de combustible que el Vasskar arrojó al mar. El sistema funcionó a la perfección y no se registró ninguna incidencia medioambiental.

Afortunadamente su dueño, un ciudadano inglés, no se encontraba a bordo en el momento del hundimiento y no hubo que lamentar males mayores. Se cree que el hundimiento se pudo deber a una vía de agua.

Ahora, casi ocho meses después, el Vasskar sigue hundido en el fondo del mar de la bahía de Baiona esperando a que alguien lo reflote para que pueda continuar surcando los mares.