La calle Carabela Pinta de Baiona y el Parque de A Ramallosa se convirtieron en un improvisado taller de manualidades con materiales reciclados.

Así, 60 niños que participan en la Escuela de Verano en el Colegio de Baiona y otros 60 que participan en la escuela de verano en el colegio de Sabarís, compartieron la actividad con usuarios del centro de formación ocupacional para personas con discapacidad Juan María de Parada.

Entre las actividades que compartieron están la elaboración de diseños sencillos a partir de cartón y pinzas de la ropa, la construcción de “esculturas” a partir del ensamblaje de elementos llanos de cartón o la elaboración de “esculturas” con alambre y cuentas de colores.

La Directora del Centro Juan María manifestó que “este tipo de actividades en las que los alumnos del centro participan con niños es fundamental para la inclusión real de personas con discapacidad intelectual. Además, esta actividad ayudará a los más pequeños en su desarrollo personal. A la par que se divierten aprenderán una gran lección. Asimilarán lo importante que es la diversidad, el compartir, el ayudar etc.”