Son 1.000 niños del colegio Salesianos María Auxiliadora, del Colegio Estudio y del colegio Marcote de Vigo, los que están reforestando el monte quemado de Chandebrito con otros tantos Carballos, en una iniciativa impulsada por los propios alumnos tras los incendios de octubre y dentro de la campaña “Operación: Manda Carballo”.

Hoy fueron 250 escolares del colegio Salesianos, de 5 de primaria a primero de bachillerato, con edades comprendidas entre los 10 y 18 años, los que plantaron los árboles en la zona de O Muiño y O Castro del monte de la parroquia de Nigrán, y mañana los harán los del colegio Estudio. Rematarán la semana los del colegio Marcote.

“Tras los incendios de octubre, los niños llegaban al colegio llorando y decidieron hacer algo para contribuir a regenerar el monte. Plantaron bellotas de Carballo en el centro. Ahora, tras nacer y tener unos tres meses y medio, plantaron los brotes de Carballo en el monte de Chandebrito”, indicó el profesor de biología, Luis Quiroja

Se trata de una actividad lúdica y educativa al aire libre para concienciar a los niños y a sus familias de la importancia de cuidar el monte. “Cada niño aporta una cantidad y el dinero recaudado va destinado a la comunidad de Montes de Chandebrito”, explica el profesor.

El próximo 19 de junio, volverán a Chandebrito para limpiar la zona y hacer un seguimiento de los Carballos plantados por los niños. “Dentro de unos años queremos volver a ver como están”, finaliza el profesor, el cual, se siente orgulloso de los alumnos por la iniciativa.