BANDALLO // Vanesa con su hijo Leo en brazos en su casa de Estás, Tomiño

Vanesa Viéitez, una vecina de Tomiño con seis hijos menores a cargo y desempleada, está viviendo una auténtica pesadilla. Hace unos días la asistenta social del Concello decidió retirarle un RISGA, renta autonómica de integración social, de 718 euros que percibía de la Xunta de Galicia por no acudir a un cursillo de una semana que organizó el Concello de Tomiño.

Vanesa alega que no podía ir al cursillo porque los martes y miércoles acude a  rehabilitación a Vigo con su hijo Leo, que sufre una enfermedad rara conocida como Microduplicación 22q11.2. “Llevo esperando por las terapias de mi hijo más de un año, por lo que he presentado un justificante a la asistencia social como conforme no podía acudir al curso, pero no sirvió de nada” comenta.

Era el único ingreso que teníamos en casa. Ahora no puedo ni darle de comer a mis seis hijos, ni llevar a Leo a terapia, ni pagar sus medicamentos que no entran por la Seguridad Social, ni nada. Debo cinco recibos de luz y en estos momentos mi cuenta bancaría está en menos 267 euros” asegura.

La asistenta social le comunicó que “mientras ella no mire que hago lo que me dice, no me da el RISGA” afirma Vanesa que no piensa en denunciar a la asistencia social porque “es una batalla perdida”. Ahora Vanesa está buscando un trabajo con el que “pueda darle de comer a mis hijos”.