ALFREDO // El alcalde de Gondomar, Paco Ferreira

El alcalde de Gondomar, Paco Ferreira, siguiendo las indicaciones del secretario municipal del Concello desestima los cuatro recursos presentados por los licitadores que presentaron oferta a la subasta de los puestos de la plaza de abastos, y que Ferreira suspendió ”in extremis” el último día de presentación de ofertas por indicación de los servicios jurídicos municipales en contra de la decisión del concejal responsable del área de comercio, Antón Arauxo.

Los licitadores ante tal paralización presentaron sendos recursos exigiendo al Concello daños y perjuicios, y que según los servicios jurídicos no proceden; así lo hace constar el secretario municipal en su informe, al mismo tiempo que, vuelve a recalcar que el alcalde actuó correctamente y de la mejor manera que procede en derecho, al suspender el procedimiento por haberse vulnerado el principio de igualdad al sacar a licitación 28 puestos y haber dejado uno fuera de la subasta.

Asimismo, los servicios jurídicos indican que caben dos procedimientos posibles: licitar nuevamente todos los puestos (los 29 existentes) abiertamente a licitación pública, o mantener los puestos ocupados por los placeros existente de acuerdo a la Disposición Transitoria del vigente Reglamento de Mercados municipal, aprobado en pleno en el año 2013.

Esta última opción es la que estudia actualmente el regidor para solventar la cuestión de la redistribución y dinamización del mercado de abastos municipal, “los puestos que estén ocupados seguirían regentados por los actuales placeros de acuerdo al vigente Reglamento Municipal de Mercados, según lo establecido en su Disposición Transitoria; los restante puestos vacíos se cubrirán por un procedimiento abierto a licitación pública” afirmó Ferreira.

Sí en el 2013, todas las fuerzas políticas y representativas de Gondomar aprobamos un Reglamento Municipal de Mercados, que nadie a fecha de hoy denunció ni impugnó, y que incluía una Disposición Transitoria para regularizar la situación de los placeros existentes, no cabe ahora otra interpretación posible que acogerse a la misma, salvo que quién crea conveniente denuncie o pida la modificación del vigente Reglamento Municipal de Mercados”, concluyó el alcalde Paco Ferreira”.