ALFREDO

El Concello de Gondomar prepara ya su programación de verano apostando de forma clara y directa por la cultura y los artistas locales, consciente del difícil momento que este sector afrenta tras la alerta sanitaria al verse limitadas muchas de sus actividades.

Desde la concejalía de Cultura se diseñó una programación pensada para todas las edades y que se desarrollará durante los meses de julio y agosto.

La alarma sanitaria y las nuevas normas que regirán a partir de su levantamiento estuvieron muy presentes a la hora de diseñar una programación que “no quisimos suspender porque entendemos que nuestros vecinos la merecen, y tienen que disfrutar cómo todos los veranos de actividades de ocio”, afirmó el alcalde, Paco Ferreira.

A pesar de que los eventos tradicionales que implican grandes concentraciones como la celebración de San Bieito o la fiesta de la Rosquilla se suspendieron, este año “nuestro programa es igual de ambicioso que en ediciones anteriores, buscando acercarnos al mayor número posible de personas y a todos los rincones del municipio”.

De esta forma, durante los meses de julio y agosto todos los viernes, sábados y domingos se programarán actividades que este año también se trasladarán a las parroquias. Es el caso del “cine de verano” que cada semana proyectará una película en cada una de ellas, evitando así aglomeración de personas en un mismo punto, atendiendo al decreto que regirá la nueva normalidad una vez que finalice la alerta sanitaria.

Además, también está prevista la celebración de pequeños conciertos en espacios abiertos de grupos y artistas locales, muchos de ellos ya de reconocido prestigio y otros que empiezan a despuntar en el mundo de la música, así como actuaciones de teatro y otro tipo de representaciones de artes escénicas.

“Todos los sectores profesionales son importantes para nuestro gobierno y por eso este año queremos estar ahí más que nunca, apoyando a la cultura, un ámbito profesional del que dependen muchas familias y que no debemos olvidar”, concluye Ferreira.