El Concello de Gondomar está sustituyendo el uso de lámparas con elementos halógenos por leds en una clara apuesta por la eficiencia energética.

La última actuación se desarrolló entre los puntos de luz situados en la carretera desde Areíña, en la parroquia de Vilaza, hasta el casco urbano. En total hasta el momento se sustituyeron más de 150 lámparas, un trabajo que “seguiremos desarrollando en todas las parroquias hasta llegar a cada esquina del término municipal”, afirmó el alcalde, Paco Ferreira.

El regidor recordó que estas actuaciones se enmarcan en las políticas del gobierno que apuestan de forma decida por la eficiencia energética. Los cambios realizados hasta el momento permitirán un ahorro en el consumo eléctrico del alumbrado público de hasta un 70 %.

Además de esta última actuación, ya se sustituyeron por led los puntos de iluminación pública en distintos puntos de las parroquias de Vincios,  Mañufe o Morgadáns.