El AECT Río Minho tiene operativo desde hoy el registro de personas afectadas por el cierre de la frontera con el fin de proceder a la tramitación de posibles indemnizaciones. En las primeras horas desde su puesta, sin aún difusión oficial, el registro ya recibió más de una docena de reclamaciones, que se prevé aumenten considerablemente en los próximos días.

El objeto de este registro es conocer la casuística de cada una de las personas afectadas y ponerle nombre y apellidos a una situación que está perjudicando a un elevado número de personas que están perdiendo tiempo y dinero diariamente al no tener todos los pasos de la frontera abiertos.

Sabemos que hai moitas persoas afectadas e ata o de agora dirixíanse aos seus concellos, as administracións máis próximas, para queixarse e saber como actuar. Con esta iniciativa do AECT queremos centralizar as reclamacións nunha ‘oficina de afectadas’ conxunta e traballar co fin de tramitar posibles indemnizacións, xa que entendemos que o territorio do Miño debe ser compensado economicamente pola decisión dos estados de pechar a fronteira e non deixar máis que un paso. Hai un grande impacto que iso está a ter na economía”, explicó el diputado de Cooperación Transfronteriza y vicedirector del AECT Uxío Benítez.

En el formulario online (también hay la opción de cubrir un PDF) las personas interesadas deben dejar sus datos personales, aclarar si son particulares, empresas o autónomos, el sector en el que trabajan (servicios, industria o comercio), el número de viajes que debe realizar entre ambos lados de la frontera, el número de kilómetros que recorren habitualmente con la frontera abierta y con la frontera cerrada. También se solicitan datos sobre los perjuicios padecidos: recorrer más distancia y gastar más tiempo en el trayecto entre la residencia y el lugar de trabajo, aumento del coste del desplazamiento, reducción de clientes de la otra margen o impedimento de atravesar la frontera.

Todos estos perjuicios que ya fueron constatados por el estudio socioeconómico elaborado por el profesor Xavier Cobas de la Universidad de Vigo, en el que se ponía de manifiesto el daño que el cierre de la frontera añade a la situación de la pandemia en la economía miñota. Las pérdidas de facturación se cifraron en más de 92 millones de euros sólo en los sectores de hostelería y comercio por consecuencia del primer confinamiento y el cierre de la frontera entre Pontevedra y Portugal en la primera ola de la pandemia, entre el 17 de marzo y el 30 de junio del pasado año. “Para este novo peche de fronteiras -lembrou Benítez- prevese que ‘Efecto Fronteira’ sexa maior, xa que hai máis actividade económica aberta”.

Benítez recordó que el AECT presentará alegatos al programa operativo POCTEP 2021-2027 que está en fase de exposición pública para que se garantice que los fondos se destinen a las zonas de raya y se creen partidas específicas para la zona del Miño. También se prevé aprobar una moción sobre este tema en los 26 Concellos para reivindicar ante todas las instituciones tanto la apertura inmediata de los pasos como las compensaciones económicas por el cierre.