La Guardia Civil de Gondomar investigó penalmente a un vecino del municipio Nigrán como presunto autor de un delito contra el patrimonio histórico, al atribuírsele la sustracción de una considerable cantidad de piedras en el muro que circunda el Pazo de Pampillón en el Concello de Gondomar.

Las investigaciones llevadas a cabo por los efectivos del Puesto de la Guardia Civil de Gondomar se iniciaron el pasado mes de octubre a raíz de la noticia que recibe la Policía Local alertando de la sustracción de las piedras del muro que rodea el pazo de Pampillón, situado en la parroquia de Santa María de Vilaza. Se trata de un inmueble catalogado y registrado como bien etnográfico en el Concello de Gondomar

Las pesquisas que se venían realizando se intensificaron cuando se constata que en las últimas fechas habían desaparecido nuevamente un número indeterminado de piedras en el muro exterior que circunda el conjunto protegido.

En esta ocasión el dispositivo de investigación consigue localizar a la persona que supuestamente había sustraído las piedras, que fueron localizadas en las inmediaciones del domicilio de un vecino en el municipio de Nigrán. Al ser identificado, se reconoció autor de la sustracción y, el mismo, de forma voluntaria, optó por devolver las piedras y restituirlas al lugar donde habían sido sustraídas.

En consecuencia, la Guardia Civil le notificó a esta persona su condición de investigado por la presunta comisión de un delito contra al patrimonio histórico, con la obligación de comparecer, cuando sea citado, en el Juzgado de Instrucción de guardia de Vigo donde se entregaron las diligencias.

GUARDIA CIVIL