ALFREDO // El cocinero de la Boa Esperança preparando una cataplana de pulpo con almejas

El pasado día 8 arribaba al puerto de Baiona la carabela portuguesa “Boa Esperança”. Tras pasar unos días en la villa mañana partirá hacia Vigo y para despedirse convidó a los baioneses a unos pinchos en la cubierta de tan emblemática carabela.

Numerosos invitados acudieron al cóctel en el que Joao Fernandes, Vice-Presidente de Turismo del Algarve y el Alcalde de Baiona, Ángel Rodal, ejercieron de anfitriones. Entre los asistentes se encontraban Mª Ángeles Herrero Pérez, jefa del Área de Turismo de Pontevedra, y, José Fernandez del Cabo, director de la Fundación Nao Victoria.

Más de 2.000 personas se acercaron a conocer de primera mano la embarcación durante estos días. Un auténtico éxito. Los marineros se han quedado sorprendidos con el volumen de visitas que han recibido, no se esperaban que un municipio con la población de Baiona moviese a tanta gente”, ha señalado Rodal.

Por su cubierta han pasados también los alumnos de los distintos centros escolares baioneses, así como también los del Centro Juan María o los integrantes de la asociación Avelaíña, entre otros muchos.

Baioneses y visitantes han conmemorado desde sus cubiertas una de las grandes gestas marítimas protagonizadas por españoles y portugueses: la primera Vuelta al Mundo. Una hazaña liderada por marinos de ambos países, Magallanes y Elcano, y conseguida gracias a la pericia de los hombres de mar de ambas naciones. Este proyecto transfronterizo hace poco menos de 500 años logró la primera circunnavegación de la tierra.

La carabela Boa Esperança es una réplica de las carabelas empleadas por los marinos portugueses y españoles en la era de los Descubrimientos. Construida en Portugal con las técnicas empleadas en aquella época, de 24 metros de eslora, de pino y roble, es un museo flotante del patrimonio cultural ligado a las grandes expediciones marítimas que durante los siglos XV y XVI partieron del Algarve y Andalucía occidental a reconocer el planeta.