La Dirección General de Tráfico comenzará este lunes una campaña especial de vigilancia de camiones y autobuses en las carreteras de Galicia. A lo largo de la semana, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil intensificarán los controles sobre este tipo de vehículos en las carreteras gallegas, contando con la colaboración de numerosas policías locales, que también se suman a la misma.

Para el desarrollo de la campaña, que estará coordinada por las jefaturas provinciales de tráfico, se utilizarán el máximo número de medios humanos y materiales disponibles. Además, siempre que sea posible, se advertirá a los conductores de la existencia próxima de controles, tanto a través de los paneles de señalización variable como de las pantallas alfanuméricas de los vehículos de la Agrupación de Tráfico situadas en las inmediaciones.

Los agentes harán especial incidencia en verificar aspectos como las condiciones técnicas y los elementos de seguridad del vehículo, su peso, el acondicionamiento de la carga, el estado de los neumáticos o el adecuado funcionamiento del alumbrado.

Realizarán además verificaciones de carácter administrativo, examinando la documentación del vehículo y el permiso de los conductores; comprobarán los tiempos de conducción y descanso, así como el consumo de alcohol; también vigilarán la velocidad y el mantenimiento de la distancia de seguridad.

Mayor riesgo en la conducción de camiones

Pese a que el 68% del parque de vehículos en España son turismos, el transporte de mercancías (camiones y furgonetas) tiene un peso importante en lo que a seguridad vial se refiere, ya que representa el segundo tipo de vehículo más numeroso que circula por nuestras carreteras (14% del total del parque) y están implicados en el 16% de los accidentes con víctimas ocurridos en el año 2019. El parque de autobuses representa alrededor del 0,2% del total del parque automovilístico, estando implicados en el 2% de los accidentes con víctimas.

Este dato, unido a un mayor índice de letalidad en el caso de accidentes con vehículos de mercancías de más de 3.500 kg. ha llevado a la D a poner en marcha entre el 8 y 14 de febrero una nueva campaña de vigilancia y control. Además, en marzo y noviembre está previsto también acometer también sendas campañas dirigidas al control de furgonetas.

Es preciso resaltar que en el año 2019 el número de accidentes mortales en los que estuvieron involucrados camiones y autobuses fue de 8.463, en los que fallecieron un total de 298 personas.

El riesgo en la conducción de camiones es mayor que en turismos, debido a la carga que transportan y a un menor equipamiento de seguridad activa y pasiva. Además, la sensación de seguridad que experimenta el conductor, la menor velocidad y la elevación de la cabina, lleva a que el número de distracciones sea mayor y el uso de cinturón sea menor. De hecho, según los datos de la DGT en el año 2019 los camiones de hasta 3.500 kg de MMA se vieron implicados en 1.532 accidentes con víctimas y su incidencia fue similar en vías urbanas (54%) y en interurbanas (46%), falleciendo 28 personas en ellos.

Los camiones de más de 3.500 kg. estuvieron por su parte involucrados en 4.252 accidentes con víctimas, sucediendo mayoritariamente en vías interurbanas (74%), con un balance de un total de 236 personas fallecidas, de tal forma que el número total de víctimas mortales en los accidentes de camiones fue de 264.

En lo que respecta a los autobuses, en ese mismo año se produjeron 2.392 accidentes con víctimas en los que estuvo implicado un autobús, ocurriendo el 88% de ellos en vías urbanas. En estas vías, en las que sucedieron 2.108 accidentes, resultaron fallecidas 23 personas, 31 heridos hospitalizados ocupantes del autobús y 2.027 fueron heridos no hospitalizados.

Durante los siete días de duración de la campaña de vigilancia y control que la DGT realizó el pasado año, los agentes de la  Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil controlaron a 12.175 vehículos (11.548 camiones y 627 autobuses), siendo denunciados 2.525 conductores por no cumplir algunos de los preceptos de la normativa de tráfico y seguridad vial. En concreto, las denuncias por exceso de horas de conducción fueron las más numerosas, con un total de 981, mientras que otras 505 sanciones fueron irregularidades administrativas en la documentación, 352 por exceso de peso y mala disposición de la carga y 198 por cuestiones relacionadas con el tacógrafo. Además, se llegaron a inmovilizar 42 camiones y 84 ocupantes de camiones y cinco de autobuses fueron multados por no llevar puesto el cinturón de seguridad.