GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil realizó el pasado fin de semana un dispositivo para prevenir el acceso incontrolado de vehículos a motor en los montes de la comarca del Val Miñor.

Este nuevo dispositivo, similar al que se realizó la semana pasada en la zona forestal de A Louriña, tiene por finalidad prevenir los daños que sistemáticamente se vienen produciendo en el entorno natural y forestal causados por la circulación de motocicletas, quads y otros vehículos todo terreno al circular por las pistas forestales, para lo que no están autorizados.

El incremento de la circulación de vehículos a motor en los montes de los municipios de O Porriño y Salceda de Caselas durante los últimos meses ya había motivado la denuncia de varias Comunidades de Montes y demás usuarios, que ponían de manifiesto el grave perjuicio causado por las motos y los quads en el medio natural y forestal del entorno.

Con tal motivo y atendiendo, además, las quejas y denuncias de las comunidades de montes, durante la mañana del pasado domingo, día 7, se realizaron de modo simultáneo varios puntos de control en los parajes forestales de la comarca del Val Miñor.

El operativo fue coordinado por el Puesto Principal de la Guardia Civil de Gondomar, que contó con la participación de las patrullas del SEPRONA de Vigo y O Porriño y la colaboración de los Agentes Medioambientales del Distrito XVIII Vigo-Baixo Miño.

Además de la labor disuasoria para evitar el acceso y uso indiscriminado de las pistas forestales, por medio de estos controles se identificaron y denunciaron a una treintena de conductores de motos y vehículos todoterreno, dando lugar a que se formulasen 9 denuncias por infringir la normativa de la Ley de Montes de Galicia que prohíbe la circulación de vehículos a motor en zona forestal; 15 al reglamento general de circulación y dos por incumplir el cierre perimetral impuesto por las restricciones sanitarias del Covid-19.

En otro orden de actuaciones y fuera de las pistas forestales, se interceptó a un menor de edad pilotando una motocicleta de 249 cc, sin haber obtenido nunca el permiso o la licencia de conducción, por lo que fue investigado penalmente por un delito contra la seguridad vial. El menor circulaba acompañado de su padre que también pilotaba otra motocicleta.

FUENTE: GUARDIA CIVIL