ALFREDO

Más de medio centenar de nadadores se dieron cita esta mañana en la playa de Panxón para darse un chapuzón en las “cálidas” aguas del Océano Atlántico en la “IV Xuntanza dos Arroases do Val Miñor”, que fue suspendida el pasado 26 de diciembre por las condiciones meteorologías.

La finalidad de la “Xuntanza”, además de disfrutar de una jornada dominical en el mar, fue la de recaudar alimentos para los Servicios Sociales del Concello. “Este año hemos recaudado unos 400 kilos de alimentos que han sido donados por todos los participantes”, comenta Fon Martínez, uno de los nadadores fundadores de esta “Xuntaza”.

La “Xutanza dos Arroases do Val Miñor” comenzó a gestarse hace unos años en la piscina municipal de A Ramallosa. “Éramos cuatro compañeros que nos gustaba nadar en la piscina, pero también nos gustaba bracear en el mar, entonces decimos juntarnos todos los años y venir a la playa de Panxón, primero en verano y ya luego en invierno. Poco a poco fuimos creciendo hasta hoy”, apunta Martínez, quien quiere dar las gracias a Protección Civil de O Val Miñor y al Club Náutico de Panxón por su colaboración.

La prueba no competitiva consistió en un recorrido costero de 1.500 metros, desde el principio de Panxón hasta la boya colocada frente al faro de Praia América.