Sportcoeco

Apenas sin tiempo para saborear el triunfo en Viena ni para pensar en culminar la eliminatoria el próximo domingo. Así está el Mecalia Atlético Guardés, que este miércoles disputa la quinta jornada de la Liga Guerreras Iberdrola en un partido atrasado -precisamente por la competición europea-. El conjunto miñoto visita Barakaldo para medirse al siempre correoso Zubieta Evolution Zuazo (20:20) en un partido fundamental para no perder comba con los puestos cabeceros de la tabla.

Y es que los pinchazos de Bera Bera -empató en Porriño (32-32)- y Rocasa Gran Canaria -perdió en Valladolid (37-33)- han comprimido al máximo la clasificación y dan opción a la escuadra que dirige José Ignacio Prades de asaltar la zona alta de la clasificación. En estos momentos, ocupa la sexta posición con seis puntos, pero podría igualar en la segunda con Gijón y el conjunto grancanario siempre y cuando se imponga en Lasesarre.

No será fácil. El equipo vizcaino, siempre incómodo y más en su pista, viene de ganar con absoluta suficiencia al Morvedre (37-28). Son sus únicos dos puntos hasta el momento, si bien es cierto que Elche y Granollers sudaron tinta para poder batirle. Cuenta con jugadoras de mucho nivel como Mada Fernández-Agustí, Alba Sánchez, Madi Bengoetxea o Ane Encina. La escuadra de Barakaldo destaca por su dinamismo y movilidad en la primera línea, aspecto ofensivo que comparte con el propio Guardés cuando ataca en posicional.

Una apuesta exigente en lo físico que un día más deben sostener las jugadoras de Prades. Las lesiones de Hannah Nunes y Tamires Anselmo están dificultando la rotación a una plantilla corta de por sí. Por el momento, el cansancio no parece pasar factura a un conjunto que se mostró exhuberante el pasado sábado en Viena a pesar de presentar 13 jugadoras al partido contra el Hypo.

Habrá que ver si el técnico del Guardés y de la selección española decide dar continuidad al 5:1 defensivo que brilló en Austria con Lore Pérez y Paula Arcos alternándose en el avanzado. Precisamente, la jugadora internacional alicantina alcanzará los 200 goles en la máxima categoría simplemente con anotar uno en Barakaldo. Prácticamente seguro.

José Ignacio Prades asume con naturalidad la semana de tres partidos en la que está inmersa su equipo. “Estamos acostumbradas a jugar con esta dinámica”, sostiene el seleccionador español. “Es cierto que el equipo está justito, pero está trabajando y sacrificándose muy bien. Así que, súper contento por el esfuerzo de las chicas”, proclama Prades. “Tenemos claro que es una semana exigente pero también sabemos que es muy importante este partido de Liga. La clasificación está comprimida, estamos en los inicios y estos partidos te suben arriba o te mandan un poco más abajo. Aunque este año, la nota predominante es que va a haber todavía más igualdad que el pasado y no hay un favorito súper claro, sino muchos equipos que pueden arañar puntos a cualquiera si no haces un buen partido”, añade sobre el partido.

Y acerca del Zubieta Evolution Zuazo, el entrenador alicantino lo tiene claro: “Tendremos que estar muy centradas si queremos traernos algo positivo de Lasesarre”. Prades expresa su “máximo respeto” por un conjunto vizcaino al que se midió cuatro veces el año pasado y que “siempre compite” contra cualquier adversario. “Es un grupo que tiene muy definido a qué quiere jugar. Lo sabe y lo asume perfectamente. Tiene jugadoras desequilibrantes, un bloque muy bien trabajado y una primera línea muy móvil: cualquiera te puede hacer muchísimo daño. Y además están en un buen momento de forma”, opina el de Petrer, consciente de que Zuazo “siempre pone las cosas difíciles” y de que el encuentro será “complejo” para los intereses guardeses.