Las obras de apertura de la calle Ourense estarán finalizadas en la última semana del mes de marzo, incluyendo la ejecución del proyecto modificado que fue necesario realizar para solucionar una serie de cuestiones que se encontraron en el inicio de las obras. Ese modificado supondrá un incremento del 25% en el presupuesto previsto inicialmente en 220.000 euros, pero que estarán por debajo de los 314.000 euros en los que el proyecto saldrá la licitación.

Para explicar como quedará la obra una vez ejecutada, con los cambios realizados, comparecieron en rueda de prensa el alcalde, Carlos Vázquez Padín, el concejal Antonio Castro, el arquitecto municipal, Javier Antoñón, y los ingenieros de la empresa Nortap, Ángel Colsa y Beatriz López.

Se contempla una rotonda remontable de 4 metros de diámetro, con un carril de 3,5 metros en cada sentido, 16 nuevas plazas de aparcamiento, la reubicación de los pasos de cebra, una franja verde y la colocación de bancos de piedra natural de las canteras del Monte Aloia.

En cuanto al tráfico, la rotonda se diseñó multifuncional con todas las circulaciones posibles ante imprevistos, y quedará preinstalado un sistema de semaforización por si en el futuro se opta por esta opción para regular el tránsito de vehículos. También se contemplan la posibilidad de tener elementos móviles como jardineras que permitan cortar una calle, por ejemplo Augusto González Besada, para actos o días concretos.

El proyecto inicial de apertura de la calle Ourense databa del año 2011 y fue actualizado en 2016, pero según lo expuesto hoy en el momento de acometer la obra se encontraron una serie de problemas a los que hubo que dar solución y para los que se contrató a la empresa de ingeniería Nortap, que trabajó junto con el arquitecto municipal en la propuesta.

Los informes geotécnicos del lugar sobre los que se asentará el vial aconsejaron la retirada del terreno inapropiado y el relleno con “pedraplén” para corregir los problemas de cimentación. Además, se amplió la superficie de actuación incluyendo el espacio por donde hasta ahora circulaban los vehículos hacia calle Colón/Martínez Padín, que pasará a ser aparcamiento.

También se realizó un estudios de las redes de servicios e instalación existentes, como electricidad, saneamiento, telefonía, … ya que hasta el momento se carecía del mismo. Se colocará una torre de iluminación multifuncional que servirá, tanto para que los peatones y los vehículos tengan una correcta visibilidad, como para iluminar si se considera algún edificio como el Área Panorámica.