La Xunta construirá una nueva senda entre Playa América y el paseo hasta Baiona
Reunión entre la Conselleira Ethel Vázquez y los alcaldes de Nigrán y Gondomar

La conselleira de Infraestructuras y Vivienda, Ethel Vázquez, junto con el director de la Agencia Gallega de Infraestructuras (AXI), Francisco Menéndez, y el delegado territorial de la Xunta en Vigo, Ignacio López Llaves, mantuvo hoy un encuentro con los alcaldes de Nigrán, Juan González, y de Gondomar, Francisco Ferreira, a los que le avanzó que hoy el Diario Oficial de Galicia (DOG) publica la licitación de las obras de la nueva senda en la carretera PO-325, que comenzarán a finales de este verán y tendrán una inversión de unos 390.000 euros.

El objetivo de esta actuación es darle continuidad al carril bici y a la senda peatonal existente, que finaliza actualmente al término de la travesía de Playa América. Para eso, se construirá una senda de unos 300 metros, que hará llegar la senda actual hasta el comienzo del paseo existente hasta Baiona.

La senda, que será de uso mixto, para peones y ciclistas, tendrá un ancho de 2,5 metros y estará separada de la carretera por una parte vegetal y el arcén, para lo cual se ampliará la calzada por la margen derecho hasta el límite del dominio público, sin ser necesarias expropiaciones. También se mejorará el firme y se renovará la acera de la margen izquierda.

Además, se aprovecharán estos trabajos para realizar otras actuaciones complementarias en la red de drenaje para las aguas pluviales; sustituir la iluminación, en el lado izquierdo; y realizar la canalización para la instalación de futuros servicios.

Senda entre Gondomar y A Ramallosa

Por otra parte, en la reunión de hoy, la conselleira también informó a los regidores de las mejoras introducidas en el proyecto de construcción de la nueva senda que se ejecutará entre Gondomar y A Ramallosa, en la carretera PO-340.

Vázquez Mourelle subrayó que se trata de un proyecto ambicioso que incluye 3,5 km de senda peatonal y ciclista en la que se invertirán alrededor de 1,5 millones de euros. Precisó que esta actuación ya se sometió a información pública y se prevé iniciar la contratación de las obras antes del verano.

El itinerario tendrá un ancho aproximado de 2 metros y estará separado de la calzada por una zona ajardinada, además de bordillo de hormigón donde sea posible. Se elevará unos centímetros respecto a la cuota de la carretera y se ejecutará en hormigón colorado, con el objetivo de incidir en su diferenciación visual.

Para garantizar la funcionalidad de la nueva senda, se acometerán mejoras en tres intersecciones: con la calle Vilariño, próxima al IES Escolas Proval, se construirá un cambio de sentido con carril central para facilitar los giros; en el cruce con la carretera a Golada, próximo al centro de salud Val Miñor, se convertirá en semicircular la isleta existente para permitir los cambios de sentido; y en el cruce con la carretera a Donas se ejecutará una glorieta, tal como formularon los ayuntamientos, para facilitar los giros a la izquierda.

La conselleira hizo hincapié en estos dos proyectos que pretenden facilitar los recorridos, a pie y en bici, de los vecinos y de los turistas que se acercan a Nigrán y a Gondomar; al tiempo que se promueve una movilidad sostenible y se incide en el refuerzo de la seguridad viaria.