El comité clínico de Sanidade ha tomado esta mañana la decisión de aplicar nuevas restricciones a las zonas con una peor evolución epidemiológica. Con todo ello, las siete grandes ciudades gallegas quedan cerradas perimetralmente y sólo se permiten las reuniones a convivientes.

Esta decisión persigue, entre otras cosas, frenar la movilidad durante el puente de Todos los Santos y evitar que el número de contagios por Covid siga aumentando, tanto en Vigo, como en el resto de las urbes gallegas, donde los casos se han disparado en los últimos días. Este cierre perimetral entrará en vigor hoy a partir de las 15.00 horas y se alargará al menos hasta el próximo martes.

La pandemia sigue aumentando también en O Baixo Miño y en O Val Miñor. Gondomar, Tui y Nigrán, con un trabajador de la residencia de mayores Bellavista Care con Covid, están en alerta roja con más de 21 casos confirmados. Baiona, Tomiño y A Guarda están en nivel naranja, con entre 14 y 21 casos confirmados de coronavirus en el municipio. Por su parte, en Oia y O Rosal no se han confirmado casos de Covid-19.