ALFREDO

La Xunta está invirtiendo 15 millones de euros en la eliminación de tramos de concentración de accidentes en las carreteras autonómicas, con la previsión de que este año estén prácticamente finalizadas todas las obras.

El director de la Axencia Galega de Infraestruturas, Francisco Menéndez, precisó hoy en la Comisión 2ª del Parlamento que en los próximos meses estarán concluidas 16 actuaciones de la Estrategia de eliminación de tramos de concentración de accidentes en las vías autonómicas.

Concretó que ya están finalizadas las obras en los trechos de concentración de accidentes de la carretera PO-552 en Vigo o en Nigrán; en la PO-308 en Sanxenxo y Poio; en la AC-550 en Porto do Son; en la PO-549 en Cambados y Vilanova de Arousa; y en la AC-164 en Bergondo.

Destacó también el avance en la ejecución de las obras de supresión de estos puntos negros en la PO-331 en A Pasaxe, en Gondomar; en la PO-551, en Marín y Bueu; y en la PO-552, en Tomiño y Tui.

El director de la Axencia Galega de Infraestruturas concretó que, en el caso del proyecto previsto en la PO-552 en Saiáns, en Vigo, y en Priegue, en Nigrán, se va a replantear el proyecto de acuerdo con los alegatos recibidos en la información pública para incorporar aquellas que se consideren oportunas.

Francisco Menéndez avanzó que la Xunta ya está trabajando en la redacción de nuevos proyectos para seguir reforzando la seguridad viaria en otros trechos de vías autonómicas.

Recordó el acuerdo del Pleno del Parlamento de Galicia de 4 de octubre de 2017 en el que se instaba al Gobierno de España a realizar el mismo trabajo en las carreteras de su titularidad. Sin embargo, puntualizó que, a pesar de reiterar esta solicitud en múltiples ocasiones, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ni ha emitido respuesta ni ha acometido una estrategia de actuación como la autonómica en los trechos de concentración de accidentes de las vías estatales.