Nigrán recurrirá el expediente sancionador de la Xunta
BANDALLO // Cartel en el río Muiños prohibiendo el baño

El episodio de contaminación que desde el pasado 9 de agosto se detectó en la desembocadura del Río Muiños, en el arenal nigranés de Playa América, se mantiene sin variaciones.

Así lo confirman las últimas muestras recogidas en la zona, el día 29, con un recuento Escherichia Coli en una proporción de >2000 NMP/100ml. En el último análisis microbiológico, con fecha de 31 de agosto, la presencia de esta bacteria fecal se mantenía en un valor superior al aceptable. Un incremento anormal que desaconseja el baño.

En este sentido, la Administración autonómica advierte del elevado riesgo sanitario de que los usuarios se vean afectados por cuadros intestinales y/o dermatológicos e insta a la población a concienciarse de las consecuencias de bañarse en el arenal en la situación actual. Según pudieron constatar los técnicos sanitarios que estos días se acercaron hasta la zona, se siguen viendo niños en la desembocadura.

Cuando está a punto de cumplirse un mes desde que se detectó por primera vez a presencia anormal de Escherichia Coli en Playa América, la Xunta reitera que la prohibición del baño en la desembocadura del Río Muiños debe mantenerse y estar debidamente señalizada y vallada hasta que los técnicos sanitarios así lo aconsejen.

Por estos hechos, la Administración autonómica abrió el pasado día 14 un expediente sancionador al Concello de Nigrán (acusó recibo el 21 de agosto) por no informar a la población de los episodios detectados de contaminación mediante carteles informativos en la zona de baño, tal y como se le requirió en no pocas ocasiones. Este incumplimiento está recogido en la ley de Salud de Galicia como una falta muy grave, que puede ser sancionada con multas que oscilan entre los 3.005,7 y los 15.025,30 euros.

Notificaciones al Concello

En el análisis microbiológica de la muestra de agua recogido el día 9 de agosto en el arenal de Playa América-Lourido se confirmó la presencia de Escherichia Coli en una proporción de >2000 NMP/100ml, superando el valor aceptable establecido de contaminación, y se comunicó al Concello el deber de prohibir el baño. El día 10 inspectores farmacéuticos de salud pública, después de comprobar el resultado analítico con contaminación microbiológica, se acercan a la zona y constatan que no existe cartel que informe a los usuarios de la situación. Además, observan que en el lado izquierdo del arenal hay presencia de algas en descomposición, plásticos y colillas y detectan mal olor en la desembocadura del Río Muiños (con mediciones de 8000 UFC/100ml), agua turbia con olor anormal y presencia de bañistas en el momento de la inspección.

Según la legislación vigente, una vez detectado el episodio de contaminación los ayuntamientos están obligados a comunicar a la población la situación con carteles informativos en los que bien se prohíba el baño o se recomiende abstenerse de este de forma temporal por contaminación microbiológica. Este panel informativo deberá completar al cartel con la calificación sanitaria. Además, se mantendrán las condiciones adecuadas de las áreas periplayeras y se expondrá a los usuarios cualquiera otra información relevante establecida reglamentariamente.

Durante todo este tiempo se le requirió al Ayuntamiento que tomara medidas para informar a la población y resolviera los episodios de contaminación que afectaron al arenal de Playa América y el Río Muiños, este último aún activo.

Así, el 18 de agosto se informa al alcalde de los resultados negativos de la inspección del día anterior y este confirma que el problema está resuelto por los técnicos de Aqualia, a la espera de nuevas muestras que así lo certifiquen. Una comunicación que se le reitera por correo electrónico al Ayuntamiento junto a los carteles oficiales que indican la prohibición del baño por contaminación microbiológica. Cuatro días más tarde se toman nuevas muestras, sin que la playa este acotada y con carteles que no responden a los oficiales remitidos, y se le reitera a los inspectores del Ayuntamiento que cumplan con la normativa.

El día 23 en otro intercambio de correos el propio alcalde comunica la identificación de otra fuente de contaminación en el curso medio del río, posiblemente antigua, que obliga al Ayuntamiento a hacer nuevos análisis. Pese a que se advirtió al Ayuntamiento en numerosas ocasiones de que acotara la zona contaminada e informara con carteles oficiales a los usuarios, hicieron caso omiso hasta esta semana, cuando procedieron al vallado parcial del perímetro.