El Concello de Nigrán ha dotado de desfibriladores externos semiautomáticos (DESA) a todos los puestos de socorrismo de sus playas, en total se trata de cuatro aparatos eléctricos portátiles situados en Playa América (2), Panxón (1) y Patos (1) y a lo que se suma lo que ya dispone Protección Civil en su vehículo.

De este modo, los principales arenales del municipio y los que mayor aglomeración de gente concentran, ahora son también lugares cardio-protegidos.

“Aunque la medida no es obligatoria, desde el Concello la consideramos crucial porque en caso de infarto el rápido acceso al desfibrilador puede ser la diferencia entre vivir o no”, destaca Rubén Rial, edil de Seguridad Ciudadana, quien señala que, precisamente, en todos los puestos de socorrismo de Nigrán hay personal especialmente formado para poder emplear el DESA. Estos cuatro aparatos alquilados por el Consistorio para la temporada de verano emiten la descarga y guían durante toda la reanimación indicando si la velocidad y profundidad de las compresiones son las adecuadas.

El DESA es muy eficaz para la mayor parte de los llamados paros cardíacos, que en gran porcentaje son debidos a la que el corazón fibrila y su ritmo no es el acomodando, logrando estos equipos restablecerlo. Su efectividad es máxima en el momento inicial, por lo que es especialmente recomendable disponer de desfibriladores en lugares muy concurridos, como es el caso de las playas, donde todos los veranos se produce algún episodio de infarto, siendo incluso más común que el ahogamiento.