ROSANA CALVO

Las Rías Baixas serán testigo mañana sábado de la disputa del Trofeo Comunica, una de las pruebas de crucero más destacadas del calendario náutico primaveral en Galicia, en la que participarán más de 200 regatitas a bordo de los 31 veleros inscritos hasta el momento.

Se trata del primer gran trofeo de cruceros del Monte Real Club de Yates en este 2018, que cuenta además con la colaboración del Real Club Náutico de Sanxenxo y el Real Club Náutico de Vigo, acogiendo las salidas de la flota frente a sus instalaciones.

La doble salida, desde Sanxenxo y desde Vigo, es la principal novedad del Trofeo Comunica de este año, y se producirá con una hora de diferencia. A la una de la tarde sonará el bocinazo en las proximidades del puerto deportivo de Juan Carlos I, en Sanxenxo; y una hora más tarde, a las dos, será la largada frente al puerto de Vigo. Ambas flotas acabarán juntándose en un recorrido que tendrá su punto final en la bahía de Baiona.

Entre los aspirantes al título veremos al ganador de la anterior edición en la categoría de crucero-regata, el Oral Group, del Real Club Náutico de Sanxenxo, que regresa a la competición con Pedro Pazos a los mandos y muchas ganas de repetir triunfo. Competirá también el vencedor del año anterior en la categoría de crucero, el Balea Dous de Luis Pérez, que tratará de llevarse al Real Club Náutico de Rodeira uno de los premios del trofeo.

Entre los J80 participantes estarán algunos de los monotipos que a finales de mes se disputarán el Campeonato de España de la clase que se celebra en Baiona, como el Okofen de Javier de la Gándara, el Cansino de Fernando Yáñez o el Namasté de Luis de Mira. Y en la clase Fígaro veremos a algunos de los regatistas más jóvenes, ya que los veleros irán tripulados principalmente por alumnos de la Escuela de Vela del Monte Real Club de Yates.

Si todo va según lo previsto, la navegación de la flota será más o menos ágil y los barcos más rápidos podrían tener completado el recorrido en algo más de tres horas, con lo que a partir de las cinco de la tarde empezarían a verse las primeras velas en las proximidades del espigón baionés, donde se colocará la línea de llegada.

Para todos los que deseen seguir la competición, el puerto deportivo de Juan Carlos I y las playas más próximas a esa zona serán los puntos que tendrán una mejor visibilidad para ver la salida de la flota desde Sanxenxo, mientras que la salida desde Vigo podrá divisarse desde los alrededores del náutico. La Costa de la Vela, la más occidental de la península del Morrazo, será otro de los lugares desde los que disfrutar con la navegación de los veleros, así como el interior de la bahía de Baiona, punto final del recorrido.