La Red Pública de Albergues del Camino de Santiago ultima sus preparativos para iniciar la reapertura gradual a partir del 1 de julio, fecha en la que también abrirán la Catedral de Santiago y el Centro Internacional de Acogida al Peregrino, donde se expide la Compostela que acredita haber culminado la peregrinación.

La Xunta de Galicia, a través del programa Camino Seguro, y los ayuntamientos coordinan un proceso consensuado que se iniciará con los albergues más necesarios, es decir, aquellos que suponen más del 50% del total de plazas de alojamiento en albergues en cada municipio.

Un mínimo de 28 albergues de la red pública prestarán servicio desde la primera jornada (18 de gestión autonómica, ocho de gestión municipal y dos a cargo de asociaciones) e irán sumándose nuevas aperturas progresivamente en función de la demanda y la oferta, para lo cual el Gobierno gallego, los ayuntamientos por los que discurre el Camino y el propio sector estarán en contacto. Si se detecta una necesidad, se activarán inmediatamente para prestar servicio, puesto que todos estarán listos y en disposición de hacerlo desde el propio 1 de julio. En cualquiera caso, la previsión es que el 1 de septiembre todos los albergues estén ya operativos.

El objetivo conjunto es garantizar la atención a los peregrinos en cada itinerario y, al mismo tiempo, propiciar la reapertura de los establecimientos privados, cerrados durante este tiempo y que recuperen así la actividad económica y los empleos en sus comarcas. Con esta misma finalidad, los albergues públicos mantendrán una capacidad máxima del 50%, mientras que en el resto de albergues se permitirá incrementar el porcentaje hasta el 75%.

Todos listos para la reapertura

Un equipo técnico de la Consellería de Cultura e Turismo está liderando este proceso, que se intensificó en los últimos días y que se prevé finalizar a principios de la próxima semana, antes de la reapertura de la Ruta Xacobea. En este sentido, se mantuvieron reuniones con los 17 ayuntamientos que gestionan albergues integrados en la red autonómica. Todos ellos cuentan con el soporte de la Xunta de Galicia para establecer medidas de prevención sanitarias. En concreto, la Xunta se está encargando de inutilizar las plazas que no serán ocupadas, así como de proveer de cartelería, señalización, mamparas, máscaras para los trabajadores, geles y soluciones desinfectantes, dispensadores, papeleras de pedal, guantes o bolsas, entre otros.

Con esta misma finalidad, los albergues privados –con los que el Ejecutivo autonómico tiene abierta una vía de diálogo– disponen de una línea de ayudas para el sector turístico, dotada con 5,9 M€, que financia la adquisición de material de protección y facilita la adaptación de los negocios a los requerimientos de seguridad higiénico-sanitaria contra la covid-19.

Sistema de reservas

Con el fin de dar garantías a los peregrinos en el actual contexto sanitario, también se habilitará en los próximos días un sistema online de reservas, que convivirá con la posibilidad de solicitar plaza presencial al llegar al albergue siempre que disponga de capacidad. Así, los peregrinos podrán reservar cama desde el día anterior hasta las 13:00 horas del día de la pernoctación. A partir de esa hora, si el albergue dispone de plazas libres, estarán a disposición de los peregrinos que lleguen, haciendo así compatible la reserva previa con el espíritu de acogida más tradicional. Esta nueva opción facilita la peregrinación poscovid-19 con mayores certezas y confianza.

La previsión es que los primeros albergues en abrir sean los siguientes: A Gudiña, Begonte, Betanzos, Boimorto, Carral, Castroverde, Lalín, Laza, Mesía, Miño, Monterroso, Mos, Neda, Ordes, Pontecesures, Pontevedra, Portas, Samos, San Cristovo de Cea, Sandiás, Teo, Trasmiras, Valga, Vedra, Verín, Vilar de Barrio, Xinzo de Limia, Xunqueira de Ambía.