El Concello de Nigrán y la Comunidad de Montes de Chandebrito dan un paso más en la musealización del Castro de la parroquia con una tercera excavación, ya a punto de finalizar, y que fue subvencionada íntegramente con 13.000 € de la Diputación de Pontevedra como parte de sus ayudas para rehabilitar y señalizar el patrimonio histórico-cultural.

Esta última intervención, que finalizará esta misma semana, confirmó un floreciente comercio de los habitantes del Castro con Roma a partir del S.II a. C. habida cuenta de la gran cantidad de ánforas romanas encontradas precisamente en esta muralla que se excavó (estos elementos cerámicos fueron empleados como escombro).

Entre los productos transportados más habitualmente a la península en estos recipientes figuran el aceite, el vino y el pescado en conserva. «Son ánforas estéticamente moi correntes pero que nos proporcionan unha gran cantidade de información incluso a nivel xeopolítico, porque a partires do S.II a.C. Roma pasa a ser potencia dominante fronte aos cartaxineses, algo que como podemos comprobar tamén tivo consecuencias nas relacións comerciais deste Castro, onde chegamos a atopar unha conta púnica moi anterior ao S.II a.C.», explica Darío, arqueólogo del cooperativo Árbol, quien señala que también precisamente en este siglo II a. C. » hai evidencias de que os seus habitantes abandonan xusto esta zona para centrarse noutras».

«Esta intervención complementa ás anteriores e ten un fin didáctico, ademais, demostra que un Castro é unha urbanización que vai cambiando co tempo a base de diferentes remodelacións, que non sempre foi igual», destacan desde Árbol, donde ratifican que fue habitado mínimo desde el S.VIII a. C. Entre los otros hallazgos destacados de esta exhumación sobresale un molino circular de piedra y de uso manual empleado de manera doméstica para hacer harina, este elemento formaba parte de la muralla al ser reutilizado para este fin por los antiguos pobladores.

En definitiva, esta última intervención permitió restaurar un tramo de aproximadamente 110 metros cuadrados de muralla localizados en la terraza superior y que ya quedara parcialmente a la vista en las excavaciones promovidas desde el Concello en el 2019 en los 58 metros cuadrados colindantes, donde se encontraron tres construcciones diferentes y otras dos murallas a mayores. Ahora se apreciará mejor la naturaleza del Castro como recinto típicamente fortificado.

Nuevo proyecto

Adicionalmente, el gobierno local consignó 11.000 € del remanente de Tesorería para la redacción de un proyecto que contempla la exhumación de 400 metros cuadrados de terreno ubicado entre esta muralla y la siguiente inferior, lo que permitirá dejar a cielo abierto muchas más estructuras (principalmente viviendas) y consolidar ambas fortificaciones.

A meta é situar este castro como un referente etnográfico en toda Galicia, o potencial é enorme e non queremos desaproveitalo”, indica Juan González, alcalde de Nigrán, quien subraya que é o gran tesouro patrimonial de Nigrán e da comarca”.

Desde abaixo apreciase como un muro totalmente vertical dificilmente expugnable, pero unha vez que te achegas a él podes ver que é máis ben un socalco onde amoreaban as pedras, estamos seguros de que os seus habitantes xogaron con esta perspectiva ao seu favor á hora de construílo”, señalan los arqueólogos.

Todos comprendemos que a cultura, o respecto ao medio ambiente e a actividade económica deben ir sempre da man, por iso desde o goberno local apostamos por facer investimentos como a musealización deste espazo único polo seu significado histórico e pola situación con incríbles vistas á ría de Vigo e á comarca”, destaca el regidor, quien resalta «a grandísima implicación da parroquia a través da súa Comunidade de Montes e Asociación de Veciños O Castro».

Historia del Castro

El Castro de Chandebrito fue oficialmente excavado en el 2008 en una pequeña intervención que permitió situarlo como habitado entre los siglos VI a. C al II a. C, sin embargo, una nueva investigación realizada en el 2019 por Árbol Arqueología a instancias del Concello de Nigrán amplía la ocupación del VIII a. C al I d. C. Es decir, tiene su origen a finales de la Edad de Bronce, en los inicios de la cultura castreña que tres siglos más tarde se esparcerían por toda Galicia dando lugar a la mayoría de los asentamientos conocidos. Así lo certifican las decenas de piezas encontradas (husos de hilo, lana y lino, piedras de afilar, piezas de metal, una cuenta púnica…) y los miles de fragmentos de cerámica de diferentes épocas de la Historia y muy bien conservadas, algunas de ellas con decoración profusa (aparecieron desde ánforas romanas o fenicias que certifican el comercio de los habitantes de Chandebrito con los pueblos mediterráneos la cerámica propiamente castreña). Así, a pesar de la creencia popular de ser una sociedad eminentemente guerrera, los antiguos habitantes de Chandebrito vivían de la agricultura y de la ganadería.