ALFREDO

Dos contenedores, uno de vidrio y otro de orgánico, se suman a la larga lista de depósitos que han sido calcinados en los últimos meses por incendios intencionados en A Guarda.

Al hilo de las 3:20 horas de la madrugada de este domingo, los pirómanos prendían fuego una vez más a dos contenedores, esta vez, en la calle Donantes de Sangre. Pese a la celeridad del Grupo de Emergencias Supramunicipal (GES) de A Guarda, los recipientes quedaron completamente calcinados e inservibles.

En lo que va de año ya se han quemado en A Guarda más de una docena de contenedores. Todos los incendios fueron provocados.