Detectar y prestar atención a las personas en situación de vulnerabilidad, facilitar material de protección y coordinar a la atención, fueron tres de los ejes sobre los que giró el trabajo de los Servicios Sociales Comunitarios de Tui a lo largo de las últimas semanas con la crisis del Coronavirus. Este departamento municipal mantuvo el trabajo desde la casa del Concello contando con el apoyo continuado de la Policía Local y Protección Civil.

El servicio se reforzó en las últimas semanas con la contratación de una tercera trabajadora social.

Con la declaración del Estado de Alarma, el pasado 14 de marzo, desde los Servicios Sociales Comunitarios del Concello de Tui se puso en marcha un procedimiento de coordinación con el Centro de Salud, a través de la trabajadora social, las residencias de mayores, el Centro Sociocomunitario y otras entidades prestadoras de servicios sociales para detectar y poder prestar atención a las personas vulnerables ante la nueva situación derivada del COVID19.

Del mismo modo, se estableció un sistema de coordinación del Servicio de Ayuda en el Hogar, el programa “Cultiva tu Mente” que se realiza junto con AFAG y ARI.

Con las tres residencias que hay en la ciudad, San Telmo, Paz y Bien y Doroteas, se llevó a cabo una estrecha colaboración proporcionándoles material de protección, como gel hidroalcólico, mascarillas, batas, buzos, gorros y se realizando semanalmente desinfecciones.

Del mismo modo se facilitaron mascarillas y batas a las trabajadoras de los dos servicios de ayuda en el hogar, SAF, que hay en el municipio, uno de ellos de gestión municipal y otro de gestión privada.  En este estado de alarma se registró el alta de dos usuarios en el SAF para servicios de 20 horas para la adquisición de alimentos y acompañamiento, y está en proceso una nueva alta. También de forma temporal se registraron alguna baja debido a la permanencia en el domicilio de los cuidadores habituales o para prevenir contagios.

Por otra parte, se habilitó un programa de vivienda, a través de un convenio de colaboración con un albergue local, para dar atención a las personas sin techo que en ese momento había en la ciudad, o que debido al cierre de las fronteras se vieron inmovilizados en Tui. Cuatro personas permanecen en este programa.