Auditorio de Goián, en Tomiño.
ALFREDO // Imagen de archivo del auditorio de Goián.

El diseñador Víctor Papanek aseguraba que el diseño intenta que las personas compren cosas que no necesitan con dinero que no tienen para impresionar a la gente a la que no le importa.

Sin embargo, esta definición no contemplaba el sentido que María Hidalgo le da al diseño: el diseño social, basado en la creación de nuevas plataformas de comunicación, interacción, intercambio y desarrollo que escapan de la simple protesta para buscar soluciones a través del diseño, fomentando el debate social y el planteamiento de problemas, al tiempo que se dotan de nuevos espacios y herramientas.

En este concepto fue en el que ahondó la comunicadora durante la última jornada de la III Semana de la Educación de Tomiño, que cerró cuatro días de conferencias con expertos en educación llenando el auditorio de Goián.

Máster en Cultura de Paz, Conflictos, Educación y Derechos Humanos, Hidalgo explicó al público la aplicación de la filosofía del diseño gráfico para proponer soluciones en el ámbito de los problemas sociales y su línea de análisis e investigación para la mejora de la comunicación y del diseño social.

Durante la conferencia, la comunicadora también incidió en la existencia de una serie de cuestiones denominadas “primeras verdades”, realidades que el ser humano adquiere durante su infancia pero que no siempre corresponden a una realidad veraz y que, a veces, deben ser cuestionadas.

Así, como ejemplo, la casa que todas las personas dibujan desde pequeñas con una chimenea, eso a pesar de que en muchos lugares del mundo las casas no llevan ese tipo de infraestructuras. Para Hidalgo esas realidades se hacen extensibles a los modelos educativos, por lo que es fundamental pararse a analizar lo que se le está enseñando a los niños y trabajar para liberarse de esas primeras verdades.