ALFREDO // Archivo

Los análisis encargados por el Concello de Nigrán de las fuentes de las parroquias de Camos y Chandebrito detectaron que más del 50% de ellas no son aptas para el consumo por consecuencia de los devastaciones del fuego.

En total, se analizaron 21 manantiales de los que once se consideran temporalmente no potables, 7 de ellos se corresponden a Camos (fuente de O Río, de O Rial, de A Lama, de O Descampado, de A Cruz, del Carballal y Borreiros) y 4 a Chandebrito (Cocho de Abaixo, Regueiro, de As Tomadas, y de O Castro). Algunas otras fuentes de estas zonas están secas actualmente, por lo que no pudieron ser analizadas.

Esta información fue trasladada ya a las entidades vecinales de las parroquias y el Ayuntamiento procederá inmediatamente a señalizar cada una de ellas, repitiéndose periódicamente los análisis para mantener una información actualizada. En cualquiera caso, se le pide al vecindario que preste atención a la señalización y no beba mientras se indique una fuente como no apta para consumo.

El Ayuntamiento de Nigrán repartió más de 70.000 litros de agua en las parroquias de Chandebrito y Camos. Además de afectar a las fuentes, el incendio destruyó canalizaciones de traídas comunales y también de sus depósitos, motivo por lo que los vecinos de Chandebrito y buena parte de los de Camos, no tienen actualmente agua, ya que en esta zona no hay abastecimiento municipal. Gracias a las empresas concesionarias Aqualia y Cespa se está a surtir a los depósitos, paralelamente el Ayuntamiento repartió más de mil litros en botellas de agua.