La ciudad de A Coruña recibió una nueva temporada del Gallego de Rallyes, una cita a la que el equipo AMF Motorsport llegaba cargado de moral tras la victoria en Cacabelos. No obstante, el desafío no era fácil, pues el Citroën DS3 R5 de Alberto Meira tendría que vérselas con otros 10 R5 dispuestos a poner muy caros los puestos de honor.

El comienzo del rallye herculino no dejaba buenas sensaciones para Alberto Meira y José Murado, que cedían gran parte de su desventaja en la primera especial del día, Aranga, muy complicada debido a la lluvia caída la noche previa que engrandecían las innumerables trampas. A pesar de terminar el primer bucle a 38 segundos del liderato, el equipo continuó trabajando para encontrar las buenas sensaciones y comenzar su asedio al podio, que estaba a tan sólo 8 segundos.

En la segunda pasada por Aranga, Meira saltaba a la tercera posición gracias a la neutralización de la especial, que perjudicaba ligeramente a sus rivales tras recibir el tiempo notarial. Pese a ello, el de Vincios tendría que apretar para defender la tercera plaza con uñas y dientes, objetivo que conseguía nalmente por 6 segundos de margen tras una dura batalla, salvando así los muebles tras un inicio complicado.

Meira señalaba en el parque cerrado que “no fue una prueba fácil desde el inicio, un susto en el primer tramo nos hacía perder conanza y no logramos recuperar el ritmo, cediendo mucho tiempo. A partir de ahí intentamos mejorar nuestras sensaciones con el coche y ya comenzamos a rodar en tiempos cercanos a los de cabeza, por lo que las sensaciones han vuelto a ser positivas, aún a sabiendas de que estamos en desventaja frente a los vehículos R5 de última generación. Tenemos que continuar peleando, ser regulares y sumar todos los puntos posibles en cada carrera.”

Tras el podio cosechado en la ciudad herculina, el equipo AMF Motorsport espera seguir con la senda positiva de las últimas carreras en el próximo Rali do Cocido, donde se cumplen 10 años de la única victoria de Alberto Meira en territorio lalinense.