Mil grullas por la paz de Hiroshima a Goián
Los alumnos del CEIP Pintor Antonio Fernández de Goián con las grullas

Los alumnos del CEIP Pintor Antonio Fernández de Goián, han conseguido plegar un total de 1.000 grullas de papel con el objetivo de pedir la Paz en el mundo, homenajeando así en este día a Sadako Sasaki, la niña de Hiroshima que murió en 1955 sin conseguir realizar su deseo.

Durante más de un mes, alumnos, profesores y familias, han pasado muchas horas entre papeles de colores con el fin de conseguir el objetivo de plegar las 1000 grullas y pedir así el deseo de que se acaben los conflictos violentos en el mundo para que los seres humanos podamos vivir en paz.

Los profesores del centro trabajaron previamente en las aulas la figura de Sadako Sasaki y la historia de las mil grullas de papel.

Sadako nació en Japón, en la ciudad de Hiroshima, cuando tenía 11 años enfermó de Leucemia como consecuencia de la lluvia acida provocada por la bomba atómica que cayó en su ciudad cuando sólo tenía 2 años.

En el hospital Sasaki conoció a Chizuco, también enferma de cáncer, quien le conto que, según una leyenda japonesa, quien consiga plegar 1.000 grullas de papel podrá pedir un deseo y este se hará realidad. La niña se propuso manos a la obra para hace las grullas de papel y así poder pedir curarse de su terrible enfermedad, pero murió cuando sólo tenía plegadas 644 grullas. Fue entonces cuando Chizuco y sus amigos plegaron el resto y pidieron la paz en el mundo.

Grulla a grulla los niños han llenado los espacios de su colegio en cuya entrada cuelga la grulla numero mil realizada en un tamaño más grande que las demás y en la que han estampado sus manos  todos los alumnos y profesores del centro. Bajo las mil grullas toda la Comunidad educativa del CEIP Pintor Antonio Fernández de Goián han pedido alto y claro la Paz en el mundo.