Ni el frío lo para
ALFREDO // Tomás Romero en la playa de A Ribeira

Estamos en pleno otoño con temperaturas muy bajas. Lo notamos al salir a la calle que nos abrigamos con la ropa típica de invierno. Pero para Tomás Romero el frío no es motivo de no pegarse un chapuzón todos los días en las frías aguas de la Bahía de Baiona.

Este vigués de casi 60 años es Guardia Civil en Fuerteventura desde hace 16 años y apasionado de los deportes náuticos. Se pega un baño cada día en las aguas de las cálidas islas Canarias. Está en la villa marinera por motivos personales y aprovecha el tiempo para “refrescarse” en la playa A Ribeira.

Me baño todos los días, haga frio o calor. “Uno cuando sale del agua se queda de maravilla, te quitas el estrés” afirma el vigués afincado en el archipiélago canario. Claro que las aguas invernales de Baiona no son las cálidas aguas de Fuerteventura, “mi mujer me dice que tenga cuidado, que puedo coger una pulmonía”.

Tras salir del agua, se pone a pleno sol para secarse. Lo hace en una esquina de la playa baionesa, cerca de la muralla del club de yates. “Es una zona resguardada, térmica y que no hace corriente. Es una sauna”, explica el intrépido bañista.

Este amante de los deportes náuticos, practica el windsurf entre otros deportes, afirma que “pegarse un baño por la mañana es muy bueno para la salud y le quita a uno de sufrir enfermedades”.