El Concello de Nigrán cerró este martes todas las duchas y lavapies de sus playas ante la situación de sequía prolongada. Esta medida de ahorro y concienciación se suma a las iniciativas tomadas ya a mediados de julio cuando se limitó el caudal de las duchas, se eliminaron los baldeos de la vía pública y se restringieron los riegos al mínimo imprescindible para que sobrevivan los árboles y plantas. Igualmente, el Concello difundirá desde hoy una campaña en colaboración con Aqualia en la que se dan consejos al vecindario para un uso responsable del agua en el campo privado y editará un bando en la misma línea.

«Ante os datos preocupantes e a falta de previsión de choiva decidimos sumar xa esta outra medida de aforro e concienciación«, explica el alcalde, Juan González. El Concello estima evitar la pérdida de un total de 25.433 litros al día y 2.289 metros cúbicos en todo lo que queda de periodo estival cerrando las 26 duchas y 10 lavapies de todas sus playas Praia América-Lourido, Panxón, Patos, Cansadoura, Prado, Madorra, Area Fofa y Arribas Brancas. «Unha pegatina en cada unha advirte de que están clausuradas pola situación de seca, iso tamén axuda a que á xente tome conciencia da realidade e aplique medidas na súa propia casa», añade González.

El abastecimiento de Nigrán depende del embalse de Zamáns, encontrándose actualmente al 63,45% (dato de 1 de agosto). Esta cifra actual de almacenamiento es idéntica a la inscrita el pasado 27 de septiembre, por eso se hace necesario ya emprender medidas en el campo público pero también cada uno en su propia casa.