El Concello de Nigrán ha habilitado su segundo espacio específico de esparcimiento para perros del municipio (el primero está en A Ramallosa) en el núcleo urbano de Nigrán, en una parcela municipal frente a la nueva Biblioteca, en la Estrada pola Vía.

Este ocupa 350 metros cuadrados en forma cuadrangular y está pensado para que los animales puedan estar sueltos sin necesidad de correa. La superficie, de césped natural, está siendo delimitada con un cierre perimetral de malla metálica rígida para garantizar que los perros no escapen. Además, se dotará la zona de “sanecáns” para depositar los excrementos y, más adelante, de bancos y elementos de distracciones específicos para estos animales.

Un panel informativo recordará las normas de uso, que incluyen la recogida obligatoria de excrementos o que esté siempre vigilado por su dueño. El parque fue realizado por operarios municipales y requirió de muy poca intervención, ya que el Concello optó por reconvertir esta zona de jardín infrautilizada en este nuevo uso.

«Trátase dunha zona moi urbana onde había demanda por parte dos veciños dun espazo específico para can», explica el alcalde