El Concello de Nigrán ganará un nuevo local para el bienestar del vecindario en Panxón. Así, después de 6 años de trámites, al fin se ha desbloqueado la situación administrativa del viejo ambulatorio de Panxón al obtener definitivamente el informe favorable para la cesión por parte de la Tesorería General de la Seguridad Social a cambio de destinarlo a un fin de interés público.

Así, en el pasado mes de marzo fueron entregadas las llaves al Concello y en los próximos días se espera que el ministro de Sanidad, José Manuel Miñones, firme el documento de entrega. Atrás quedan años de burocracia entre servicios jurídicos del Concello, Notaría y Seguridad Social por no estar correctamente inscrito el edificio en el Registro de la Propiedad (la parcela vendida en 1975 por 17.275 pts en Subasta Pública por parte del Concello al Instituto Social de la Marina permanecía en un limbo administrativo porque la Tesorería General no llegara a inscribirlo en el Registro).

El objetivo del Concello es rehabilitarlo para adaptar el área de una única planta a un centro para mayores y a otra a espacios para el uso de la juventud e incluso para alguna de las actividades socioculturales municipales. Con este propósito, y teniendo en cuenta el último informe favorable, el gobierno consignó en el último pleno del mes de abril 120.000 € para iniciar de manera inmediata la reforma interior (en cuanto llegue el acta de entrega de Madrid).

Para a nosa sorpresa, e tras tantos anos pechado, mantense en moi bo estado interior, sen problemas nin de humidades nin estructurais”, explica el alcalde, Juan González, quien lo visitó en marzo junto a responsables de la dirección provincial de la T.G.S.S. “Atrás quedan anos de burocracia extenuante”, admite.

Precisamente, a escasos metros de esta infraestructura, está otra que vivió una situación similar, el faro de Canido (Nigrán), que lucirá renovado a lo largo del año 2023. La Delegación del Gobierno en Galicia confirmó la concesión de 232.730,25 € de los fondos europeos Next Generation para rehabilitar integralmente este edificio ubicado a un lado de Panxón y prácticamente en situación de abandono tras quedar en un limbo urbanístico hasta la modificación de las normas subsidiarias en el año 2020.

El objetivo es reformar toda la planta baja sin afectar a su volumen y superficie para transformarlo en un local recreativo de uso polivalente. La intervención no afectará a la estructura troncocónica del faro en sí mismo, que sigue en activo cumpliendo su función, si no a la construcción adyacente.

“Esta contorna gañará en cuestión de meses dous edificios para o uso da veciñanza que mellorarán a calidade de vida dos cidadáns e a propia imaxe da zona”, finaliza el alcalde.