CEDIDA

El Concello de Nigrán ha solicitado al Consorcio Galego de Igualdade e Benestar la modificación del convenio de colaboración del programa Xantar na casa’ para poder duplicar el número de usuarios, lo que permitirá pasar de los 10 actuales a 20 en menos de tres meses de funcionamiento, siendo el único municipio del Val Miñor que participa en este programa.

«Os novos beneficiarios, como os actuais, son fundamentalmente persoas maiores ás que este apoio lles garante unha alimentación saudable e unha maior independencia«, explica el alcalde, Juan González. Un día a la semana (los viernes en el caso de Nigrán) reciben en el propio domicilio 7 bandejas con los menús correspondientes listos para calentar en el microondas y con todas las garantías sanitarias (incluyen pan, primer plato, segundo y postre), teniendo un coste simbólico para el beneficiario de 1,76 € por menú (Concello y Xunta aportan el resto hasta 6,60 €). Así, Xantar na casa’ está destinado a mayores de 60 años y también a dependientes o en riesgo de exclusión social. En Nigrán arrancó en enero de 2021 con usuarios de las parroquias de Chandebrito, Panxón, Priegue, Parada y Nigrán, siendo 9 de ellos ancianos dependientes (dos de ellos matrimonios) y una persona con discapacitada problemas de movilidad. Ahora se completará con otras diez personas mayores.

Forma parte do proxecto ‘Un Nigrán para todos’ , neste caso dirixido á incrementar a automonía persoal ao tempo que garantimos unha alimentación saudable facilitando tamén a conciliación das familias coidadoras”, resume el regidor, quien avanza que se pedirá otra modificación del convenio si después  aparecen más personas interesadas.

Está funcionando moi ben, os usuarios están contentos e temos esta lista de agarda que queremos cubrir. Moitos maiores que viven sos, especialmente do rural, non teñen a capacidade de ir a mercar os alimentos e poñerse despois a cociñar e, ademais, desexan manter a independencia de vivir nos seus propios fogares, este programa está a demostrar que é dunha gran axuda”, añade Bibiana Peixoto, edil de Asuntos Sociales, quien subraya además el escasísimo coste económico que supone para el beneficiario.

Los menús son completos y equilibrados, correctamente condimentados y con una buena presentación, variados y adaptables a las necesidades de las personas beneficiarias, sus gustos y hábitos, así como a la gastronomía local y a la época del año (se trata de una dieta basal de 630-840 Kcal., lo que supone el 35% del volumen energético diario total, que en el caso de los ancianos oscila entre 1.800 y 2.400 Kcal). Desde ‘Xantar na casa’ buscan especialmente el uso de productos de origen, elaboración o transformación gallega.

Además, al inicio del servicio se comprueba que las personas beneficiarias dispongan de microondas, frigorífico, menaje y cualquier elemento preciso para la preparación e ingesta de los almuerzos porque en el caso de carecer de ellos, se ponen a su disposición en régimen de depósito.