El Concello de Nigrán, asociación de empresarios Ovalmi y A.V. de Veciños  Monteferro-Panxón, rechazan la decisión de Abanca de cerrar su única oficina en Panxón a partir del 17 de marzo y demandan a la entidad que reconsidere su postura, ya que perjudicaría gravemente al vecindario y empresarios de todo el litoral nigranés.

Esta petición, en nombre también de las dos asociaciones, fue trasladada por el alcalde de Nigrán a los máximos responsables de Abanca esta misma mañana mediante un escrito oficial. Paralelamente, los vecinos están recogiendo firmas y convocan a una concentración el viernes a las 11:30 horas delante de la puerta (horario de apertura de esta sucursal).

«Queremos transmitirlle oficialmente a nosa fonda preocupación polo peche da oficina da súa entidade en Panxón. Estamos a falar dunha parroquia na que viven, de xeito habitual, case que 4.000 veciños e que en tempada estival alcanza os 20.000, polo que a existencia dunha oficina de Abanca non é só necesaria, senón imprescindible. O seu peche suporá un grave problema para os moitos visitantes que se achegan a Nigrán/Panxón pero, sobre todo, para o seu empresariado e o sector hostaleiro en particular, inquedanza que nos trasladan tamén desde a Asociación de Empresarios Ovalmi. Igualmente, suporá un inmenso inconveniente para os maiores que perciben aí a súa xubilación, como sinalan desde a Asociación de Veciños Monteferro-Panxón«, indica el alcalde, Juan González, en su escrito.

Esta es la segunda vez que Abanca anuncia el cierre de su oficina en la calle Mariñeiro 1, después de notificarlo en el pasado mes de julio rectificando después ante la petición del Concello y vecinos y acordando con los mismos reducir el horario de atención de 11:30 a 14:30 horas.

«Con este peche todo o litoral de Nigrán queda sen entidades bancarias, reducíndose no caso de Abanca ao centro urbano, isto xenera un trastorno no día a día dos veciños que non se xustifica nin por criterios económicos», considera el regidor.